ARTE Y CULTURA

DÍA DEL TANGO

 

JULIO DE CARO

 

Producción Periodística Villa Crespo Digital 

 

11 DE DICIEMBRE DE 1899 NACE JULIO DE CARO

MUERE EL 11 DE MARZO DE 1980

 

9 de diciembre del 2010


Fue músico, violinista, director y compositor.

Fue uno de los grandes creadores de tangos y perteneció a una familia de músicos dedicados al tanto.

Está al lado de Eduardo Arolas y Roberto Firpo entre otros que transforman el denominado tango primitivo y recibiendo la influencia de los llamados los primeros melodistas del género, estos fueron: Juan Carlos Cobián y Enrique Delfino

El violinista Julio De Caro fundó con su sexteto, a partir de 1924, un nuevo y trascendental estilo. Este gravitaría como ningún otro en la historia posterior del tango, ensanchando su horizonte espiritual. Tanto que la escuela de los De Caros  en el plano instrumental y la escuela que dejó Carlos Gardel en el área vocal, sentadas como modelos de interpretación del tango para la misma época pero separadamente, constituyeron desde entonces la suprema guía en sus respectivos ámbitos.

 

De Caro conservó, se afirma en la página todo tango: la esencia del tango arrabalero, bravío y lúdico de los iniciadores, pero fundiéndolo con una expresividad sentimental y melancólica desconocida hasta entonces, reconciliando así la raíz criollista con la influencia europeizante. Su mayor formación académica le permitió envolver su mensaje en un lenguaje musical depurado, de inefable seducción. Las versiones de su sexteto, a veces remolonas, a veces vívidas, suenan como acuarelas de un Buenos Aires de casas bajas, fachadas grises, calles arboladas, jardines floridos, adoquines y antiguos tranvías. O, más aún, de un orden político y social armonioso pese a los agudos contrastes, de libertad y de pujanza económica, todo lo cual concluiría brutalmente en 1930, cuando, parida por la crisis mundial, se inicia la era de los golpes de Estado en la Argentina.

También afirman que la idea de De Caro o la idea decareana son los tangos que De Caro mismo compuso e interpretó, como "Boedo", "Tierra querida" y muchos otros.

 

Por otro lado es importantísimo el aporte que hace otro de sus hermanos: Francisco De Caro, pianista del sexteto y, como compositor, artífice de algunos de los tangos de línea romántica y ensoñadora más admirados de todos los tiempos, como "Flores negras" o "Loca bohemia".

 

Asimismo, la historia de este conjunto era que iba y venía de la extenuada pasión de los tangos de Francisco a las pinturas de paisajes y personajes urbanos de los de Julio, con una ductilidad nunca vista antes.

Fundamentales, asimismo, fueron las obras de Pedro Laurenz, bandoneonísta del sexteto, que aportó piezas inmortales, como "Risa loca" o "Mal de amores".

 

Bajo los nuevos códigos De Caro interpretó no olvidando a los grandes compositores ajenos a su grupo, cuyos tangos reinterpretó preparándolos así para que fueran recogidos en las décadas posteriores por centenares de orquestas, decareanas o no.

 

Julio nació en Buenos Aires, en una casona de la calle Piedad, en el barrio de Balvanera, como segundo de doce hermanos, en el seno de una familia de origen italiano. Su padre, José De Caro De Sica (emparentado con los ancestros del cineasta Vittorio De Sica), deseaba para sus hijos una carrera universitaria y una formación musical académica. Antiguo director del conservatorio del Teatro della'Scala de Milán, don Giuseppe decidió que Julio estudiara piano y su hermano Francisco violín. Pero los niños trocaron los instrumentos y, mayor desafío aún a la temida autoridad paterna, se consagraron al tango, provocando una ruptura familiar jamás restañada, afirman sus biógrafos.

 

Arolas, el denominado Tigre del Bandoneón, alojó a Julio, lo apadrinó artísticamente y lo incorporó a su orquesta. En los años que siguieron se desempeñó con el bandoneonísta Ricardo Luís Brignolo (compositor de "Chiqué"), el pianista José María Rizzuti ("Cenizas"), el bandoneonísta Osvaldo Fresedo, otra familia de músicos dedicados al tango, ("Aromas"), el pianista Enrique Delfino ("Recuerdos de bohemia") y el bandoneonísta uruguayo Minotto Di Cicco, alias Mano brava, hasta incorporarse en 1923 al sexteto del pianista Juan Carlos Cobián ("Nostalgias"). Cuando éste, a fines de aquel año, viajó a Estados Unidos, De Caro constituyó su primer sexteto en base al abandonado por Juan Carlos Cobián que incluía al bandoneonísta Pedro Mafia, otra figura fundamental.

 

FORMACIÓN MUSICAL

Estudio con Fracassi y su hermano Francisco ingresó en el Conservatorio Williams. Se trataba en los dos casos de instituciones de prestigio y pronto empezaron a realizar recitales, incluso en la sala Príncipe George´s Hall ubicado en la calle Sarmiento, a la que solamente se llegaba con conocimientos musicales sólidos. Tanto los estudios de los hermanos De Caro como los recitales eran de lo que el padre llamaba música seria, con total exclusión de música popular.

En 1915 participó en el actual teatro Liceo (entonces teatro Lorea) como segundo violín en la orquesta de la compañía de zarzuela, gracias al empresario De Bassi, que era amigo del padre. Pese a que pidió que no se lo contara al padre, éste se enteró y además de obligarlo a devolver los cinco pesos ganados por esa actuación lo tuvo como castigo ocho días en un rincón a pan y agua.

 

Julio De Caro sobresalió por su técnica.

En 1924 grabó sus primeros discos para el sello Víctor, registrando dos tangos suyos: "Todo corazón" y "Pobre Margot". A lo largo de 30 años grabó 420 obras, aunque algunos coleccionistas consignan haber hallado dos decenas más. El grueso de su discografía se concentra en el período 1924-1932, que se subdivide en dos grandes series: la del sello Víctor, hasta 1928, y la de Brunswick, desde 1929.

 

Orquesta Julio De Caro

 

Todo Tango sostiene que en 1933, De Caro ingresó en una etapa de experimentación con masas orquestales ampliadas y nuevos timbres (vientos, percusión), que a la postre desdibujaron su mensaje (él mismo se había valido en los años '20 de un curioso violín-corneta). Luego, afortunadamente, regresó a sus propias fuentes, aunque pagando el precio de caer en cierto anacronismo. Guardián hasta su retiro de las más nobles esencias, quedó un tanto marginado de la evolución del tango, tanto por su estricto apego al decarismo histórico en lo instrumental como por su dificultosa asimilación del papel central del cantor en las orquestas desde 1940.

Es sintomático que en esa década de enorme auge del tango, De Caro estuviese cinco años sin grabar.

 

Lurho entre 1949 y 1953 llevó al disco 38 temas siempre el sello Odeón. Esa serie constituye un valiosísimo testamento sonoro, en el que vuelve sobre grandes obras que ya había grabado con medios técnicos más precarios, e incluye algunas novedades.

Notablemente, "Aníbal Troilo", conmovedor homenaje en tango al gran bandoneonísta, director y compositor. Hay que decir que también escribió el tango "Osvaldo Pugliese", para quien fue su máximo epígono, pero no existen registros de él, como tampoco los hay de "Piazzolla", el otro gran revolucionario del tango, a quien un visionario De Caro rindió tributo y Piáosla se lo retribuyó con Decarísimo.

Son numerosos sus temas ya algunos mencionados y otros como Colombina, Copacabana, Chiclana, El Arranque, El Bajel, El Monito, Mala Pinta, Mala Junta y muchos más.

 

VIOLÍN CORNETA

Paul Whiteman, el famoso músico de jazz era artista de la Víctor, le gustaba mucho el tango que había tenido ocasión de escuchar cuando Juan Carlos Cobián estuvo en Estados Unidos.

Cuando De Caro fue a realizar grabaciones a los estudios de la Víctor, Whiteman le sugirió a la grabadora que le dejaran el violín corneta con el que grababan concertistas clásicos que estaban reparando porque según su criterio tenía un concepto nuevo, moderno.

Esta innovación consistía en que para aumentar el volumen del violín se le adhirió una corneta, de ahí su nombre, lo que aproxima el sonido instrumental a la voz humana, dotándolo un matiz nasal.

Cuando el representante de la empresa viajó a Buenos Aires le llevó el violín a De Caro, ofreciéndole que el precio le fuera descontando de los derechos a cobrar. El músico al comienzo no quiso usarlo pero luego lo aceptó y si bien le costó adaptarse al mismo, finalmente fue bien aprovechada para darle una especial sonoridad a la orquesta, llegándose a conocerlo como el "violín-corneta de Julio De Caro".

[

EL DÍA DEL TANGO

El 11 de diciembre fue declarado Día del Tango porque en esa fecha, aunque de diferentes años, nacieron Carlos Gardel y Julio De Caro.

 

FUENTES: Todo Tango y otras.

 

Caracteres: 8544

 

09/12/2010 21:25:53

 

contador de visitas
contador visitas

Usuarios Online