MUJER

MERETRICES

 

HISTORIAS OCULTAS

 

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

 

MUJERES MERETRICES

HISTORIAS OCULTAS DE LAS MERETRICES

 

9 de marzo del 2010

 

El 8 de marzo es el día Internacional de la Mujer

 

Durante distintas etapas de nuestra historia, las mal llamadas y denigradas prostitutas protagonizaron etapas de lucha desconocidas…

 

 

Se puede decir que donde existieron luchas de los movimientos populares, estaban las meretrices, pero no para delatar, sino para ayudar y enfrentar con coraje a las mismas fuerzas represivas. Utilizando la hipocresía de los poderosos, en cualquier espacio, zonal, barrial, localidad, provincia o comarca, y defendiendo perseguidos. Esgrimiendo que los deslices machistas podían ser denunciados ante sus ¨honorables familias¨.

 

No hay sólo un caso, hay varios y en distintos lugares de nuestro país. Son mujeres que hay que decirlo, tuvieron más conciencia de lo que pasaba y defendieron los luchadores a riesgo de sus vidas. Mientras hoy muchos despiertan que lo que pasó es terrible…

 

Estas mujeres que están involucradas en la profesión más antigua de la humanidad son reputadas de inmorales, se las quiere recluir a los espacios rojos, zonas específicas y como afirman las integrantes de AMMAR, donde se nutrirá la zona de droga, alcohol y la prostitución infantil, luego de expresar su rechazo por la Ley Contravencional, Elsa Cavallero, presidente de AMMAR sostuvo que: ¨con la creación de zonas especiales habrá drogas y prostitución infantil. Nosotras no vamos a ir hacia esos lugares restringidos y seguiremos en los barrios¨, enfatizó.

 

Por otro lado, la situación de inseguridad de las mujeres que trabajan en la calle, que se prostituyen por un problema de falta de trabajo, no de indignidad, encuentra en ellas los espacios más inseguros, de mayor riesgo para su integridad física, es conocido la desaparición física de mujeres, a las cuales las crónicas policiales y la misma policía cataloga de: prostitutas, perseguidas y difamadas por su trabajo.

 

Uno de los casos, que tuvo una cierta notoriedad, hoy sepultado en las crónicas del periodismo preocupado por la inseguridad de los argentinos, es el caso de Sandra Cabrera, Secretaria General de la delegación Rosario de AMMAR, asesinada el 27 de enero de este año, caso que junto a otras desapariciones de mujeres en Mar del Plata y Córdoba, gozan de mala salud judicial.

 

Al mes de este asesinato las mujeres protestaban con la consigna: “No más muertes, descriminalicemos el trabajo sexual”, y pedían ¨la derogación de todos los artículos que criminalizan el trabajo sexual en todo el país y, verdad y justicia¨.

 

Miles de mujeres se movilizaron en distintos lugares del país para reclamar el derecho a la vida y su seguridad. Por otro lado, hace años comenzaron a nuclearse en distintas formas de organización sindical, para cubrir los aspectos de salud, pero también como protección jurídica.

 

Además, las consecuencias de la falta de compromiso con la realidad social, en ese caso, las causas, consecuencias y efectos de la prostitución, llevan a desenlaces dolorosos, como son la muerte, la desaparición, el peligro de fuertes agresiones y la penalización de las víctimas y no de los victimarios. ¨…es el resultado al que lamentablemente estábamos expuestas por la falta de compromiso de los distintos poderes de nuestro país”. Afirman las integrantes de AMMAR.

 

Por otro lado la discusión sobre si es un trabajo o la encarnadura de un proceso injusto, dividió a AMMAR, pero las causas que provocan, estos códigos, estas profundas discriminaciones, estas formas aberrantes de condena a la víctima, que produce el sistema de exclusión social, no es lo que se toma para analizar, siempre para beneficio de quienes se siguen favoreciendo, se esconde la tierra bajo la alfombra.

 

Graciela miembro de AMMAR Capital que se escinde de AMMAR dirigida por Elena Reynaga sostiene que: ¨Yo no me voy a reconocer como trabajadora sexual nunca. ¿Por qué? Porque esta vida a mí me dio mucho dolor. El estar expuestas en la calle nos hace pensar que esto no es un trabajo. Creo que a nadie le gusta estar parada arriesgando su vida, porque vos salís de tu casa, subís a un coche, y no sabés si volvés”.

 

Graciela cuenta como empezó a encontrar eco en la charla con otras compañeras en la calle. “Nos empezaron a decir ‘¿no sabés de un trabajo?’, ‘¿me buscás un trabajo?¨. Algo bien sencillo de reflexionar, si se está buscando otro trabajo, es porque este trabajo no es el deseado, afirman, y no estamos hablando del cambio de un banco a una oficina, de un taller a una gran empresa, estamos hablando de un problema de entregar el cuerpo de una mujer para el placer de distintos hombres, por el dinero necesario para una subsistencia indigna. Porque estas mujeres no se enriquecen con este trabajo sexual, o la venta de su cuerpo. ¨Si mentimos de lo que vivimos, no nos estamos reconociendo”, reflexiona Sonia Sánchez, es porque no es un trabajo, sostiene la presidenta de Ammar Capital-asociación, sede que empezó a abrirse del sindicato hasta que en agosto del 2003 se produjo la ruptura definitiva.

 

Y estas son las consecuencias de la injusticia, la pobreza, la desocupación, la disolución familiar, las distintas formas que encuentran, en este caso, las mujeres para subsistir y lograr que subsistan sus hijos, evitar ese desmembramiento que va calando hondo y termina con los niños en la calle, las familias quebradas, rotas, disueltas, el trabajo infantil, la prostitución infantil, la droga, el alcoholismo y la ruptura total de los lazos familiares, de la comunidad de origen, y de la total indefensión. Porque en realidad esta forma de subsistencia no debería existir.

 

Sea o no considerado un trabajo, que habría que profundizar, la prostitución, el trabajo de las mujeres en la venta de su cuerpo es un problema social, cuya salida no es el Código Contravencional.

 

Lo dicen claramente las afiliadas a AMMAR, da vergüenza, no es fácil decir en que tipo de trabajo se está. Por tal motivo, partiendo de esta situación de injusticia real y vivible de todos los días, sin movilizaciones masivas que pidan solucionar esta realidad injusta, la hipocresía a cuestas intenta desalojarlas a las zonas rojas o bien expulsarlas, como si fueran ellas los fariseos del templo…

 

“Ningún mal se erradica por completo”, pero hay que prohibir que las trabajadoras del sexo ofrezcan sus servicios en la calle. Tampoco permitiré que haya zonas rojas. Hay que deportar a los inmigrantes indocumentados y desalojar a los vendedores ambulantes que no tengan habilitación”. Esto lo dijo Domingo Cavallo, en el barrio de Villa Luro, cuando quería ser jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

 

Erradicar las zonas rojas, que en realidad es expulsar a las mujeres, echarlas del ámbito de la Capital, como su intención siempre fue expulsar vendedores ambulantes e inmigrantes, las historias anteriores de la inmigración, para Cavallo quedaron en el recuerdo…, todos aquellos que puedan ser reputados como escoria de la sociedad. Según el gurú, de todos los tiempos, esto es inmoral y lleva a la droga y es producto de controles ineficientes, por tal motivo su erradicación es la apropiada.

 

Los legisladores porteños que votaron y fueron artífices del Código no tienen una mentalidad y un accionar muy diferente, es más, en lugar de expulsarlas, por ahora las mandan a zonas rojas, aislar como en un ghetto y luego expulsarlos o bien eliminarlos.

 

Y las causas se siguen ocultando debajo de la alfombra, porque de lo que nadie habla es de los negocios y negociados en las altas estructuras de los distintos poderes sobre el tema de la prostitución. Sería bueno recordar el caso Spartacus, donde estuvo involucrado un juez de la nación (1).

 

En 1996 AMMAR afirmaba que había 10.000 mujeres que se prostituían para poder vivir, que dos años antes había sólo 4.000 mujeres en el ámbito de la Capital Federal, mientras en la actualidad la cifra de 10.000 se ha duplicado.

El avance de la prostitución, lo afirman las mujeres que fueron buscando un camino de organización y sindicalización para cubrirse de los atropellos en la calle, se debe al profundo proceso que expulsó a las mujeres de las fábricas, talleres, servicio doméstico u otras formas de empleos formales o informales hacia el camino de la prostitución.

 

Por otro lado, si bien aumentan los departamentos y saunas, estos lugares privados algo más seguros, son también producto de un gran negocio, donde el empresario del sauna o dueños de los ámbitos privados se queda con más del 60 por ciento de la recaudación. En realidad prefieren pagarle 50 o más pesos a la policía, para que no las lleve, y seguir en la calle, que estar toda una noche por las piastras del negocio, que usufructúan otros.

 

"Hoy no les conviene trabajar en un sauna, donde el dueño del lugar se queda con más de la mitad de lo que ganan", señalaba el jefe de la división, el comisario Roberto Rosa. ¨En esos casos, entre un 60 y un 70 por ciento de lo que recauda el cuerpo de las chicas queda en los bolsillos del dueño del local ¨ (3).

 

A un mes del asesinato de Sandra Cabrera, las integrantes de AMMAR se movilizaron: ¨para exigir justicia y que se termine con las leyes que penalizan al trabajo sexual¨. Han pasado siete meses de sus reclamos y ocho del asesinato de Sandra, en la Ciudad Autónoma se acaba de aprobar el Código Contravencional, castigar a las víctimas, los victimarios gozan de buena salud.

La prostitución podrá ser expulsada o encerrada en ghettos rojos, pero no se va a ocultar sus causas. Cuando la última dictadura echaba por tierra barrios enteros para hacer una Capital elitista, esos barrios volvieron a resurgir, claro, repletos de los efectos que dejaron aquellos años: droga, desocupación, prostitución, malandraje de toda estirpe.

Y las mujeres protagonizaron los momentos más encendidos de la lucha para no perder su lugar…

 

Notas:

(1)                                                    Spartacus y las relaciones entre un Juez Federal Oyarbide y empresarios de la prostitución- Clarín 22 de noviembre de 1998.

(2)                                                    Prostitución en las calles Capital Federal – 8 de diciembre de 1996 – Clarín digital.

 

Autora de: * Mujer, Sociedad y Política, La Rosa Blindada, 2007 y trabajos e investigaciones sobre la temática.

 

Caracteres: 10.220

 

Usuarios Online    

my widget for counting
contador

 

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}