POLÍTICA

LA HORA DE LOS PUEBLOS

 

11 DE NOVIEMBRE

 

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

 

LA HORA DE LOS PUEBLOS

11 DE NOVIEMBRE

 

22 de noviembre del 2014 *

 

'La hora de los Pueblos', un documento liminar que sirvió para la transición democrática...

 

En el Prólogo de LA HORA DE LOS PUEBLOS, de JUAN DOMINGO PERÓN, Editorial Norte, Madrid, España, 1968 afirma:

 

Durante casi todo el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX en que el sistema capitalista impuso su ley y se ha ufanado en destacar sus conquistas técnicas y científicas, se ha guardado muy bien de confesar que, aparte del empeño de los técnicos y hombres de ciencia, todo el esfuerzo material ha gravitado sobre las nobles espaldas de los trabajadores y de los pueblos sometidos, a los que jamás les han llegado, en proporción a sus sacrificios, los beneficios de tales conquistas que, en muchos casos, más bien han servido para la destrucción y la muerte.
El despertar de una nueva conciencia social en marcha hace pensar que si en la etapa industrial fue posible la explotación del hombre y de los pueblos sometidos al colonialismo imperialista, en la etapa pos industrial, que ya se anuncia, no será posible seguir con semejantes métodos y sistemas. En este 1968 ya soplan vientos de fronda para los contumaces reaccionarios de otros tiempos: comienza ya “la hora de los pueblos”, caracterizada por la liberación de las naciones del yugo opresor de los imperialismos como por la supresión de la injusticia social. Tal vez algunas personas que puedan leer este libro lleguen a pensar que se trata de un enemigo de Estados Unidos: nada más lejos de la verdad.


Tras casi seis meses de arduas negociaciones entre dirigentes de varios partidos políticos, estaban los principales: Unión Cívica Radical y el Partido Justicialista, nacía hace más de cuatro décadas en nuestro país, Argentina, La Hora de los Pueblos, fue un 11 de noviembre, corría el año 1970. "La hora del Pueblo", fue un documento en el que se exigía al entonces presidente de facto Roberto Marcelo Levingston, que se llamara a elecciones inmediatas.

Meses antes, el 20 de junio de 1970 daba comienzo el Encuentro Nacional de los Argentinos, ENA, donde participaban dirigentes radicales, peronistas, comunistas, democristianos, socialistas y demo progresistas, con el objetivo de acercar posiciones y constituir un frente político contra el gobierno de Marcelo Levingston, que no era otra cosa que la dictadura militar, autodenominada Revolución Argentina, enquistada desde 1966, que había derrocado al doctor Arturo Illia, cuyo primer presidente de facto había sido Juan Carlos Onganía y su ministro de Economía, Adalbert Kriger Vasena, desalojado luego de los sucesos en Córdoba, el 29 de mayo de 1969.

Estas reuniones comenzaron a desarrollarse entre las distintas fuerzas políticas en el conocido restaurante "Nino" ubicado en Vicente López, provincia de Buenos Aires, sobre la avenida Del Libertador..

De esa manera y tras arduos meses de conciliábulos, en una reunión de representantes del Partido Conservador Popular, Partido Demócrata Progresista, Partido Socialista Argentino, de la UCR bloquista, Movimiento Nacional Justicialista y la UCR, se emitió un documento denominado "La hora del pueblo".

Encabezaron el movimiento Ricardo Balbín y Juan Domingo Perón, éste, a través de su delegado personal, Jorge Daniel Paladino, ya que el ex presidente se encontraba exiliado en España, en la reconocida Puerta de Hierro.

Luego de la salida de Juan Carlos Onganía y con la asunción del desconocido Roberto Levingston a la presidencia de la Nación, las fuerzas políticas esperaron una apertura política inmediata. Sin embargo, el nuevo presidente se mostró renuente a ello y prefirió establecer un plazo de cuatro a cinco años para las nuevas elecciones. Pretendió, además, poner en práctica un plan ambicioso de partidos políticos sin "cabezas",, dato que no fue bien recibido por la mayoría de los partidos y de sus principales líderes.

"La hora del Pueblo" no se trataba de un frente electoral, ya que de hecho el peronismo se agruparía electoralmente en el Frente Justicialista de Liberación y Balbín sería candidato competidor con la boleta de la UCR, eso posteriormente; este documento era lograr una transición democrática y donde el futuro gobierno se dirimía en las urnas. Por ello, este documento se constituyó como un acuerdo de todo el arco político mayoritario y que se oponía a lo que ya se denominada: "contra la tiranía"; esto fue un gesto levantado por todas las fuerzas que estaban dispuestas a trabajar en común para recuperar la república democrática.

Este fue un hecho histórico que marcó esa negociación, por eso el abrazo entre Perón y Balbín como símbolo de la canalización pacífica a los enfrentamientos entre peronismo y antiperonismo mostró otro momento también político.

Con el tiempo el documento generó repercusiones en el gobierno y en las Fuerzas Armadas y comenzaron a crecer las críticas a la gestión de Levingston, las alusiones al fracaso de la Revolución Argentina, así se autodenominaron, y de esta forma crecieron los reclamos para una pronta convocatoria electoral.

Esto terminó de debilitar a Levingston, quien enfrentado con la Junta renunció el 22 de marzo de 1971 y el acuerdo de "La hora del pueblo" lideró la salida hacia las elecciones del 11 de marzo de 1973, donde triunfó la fórmula Héctor Cámpora y Vicente Solano Lima (FreJuLi).


* Primera versión el 3 de noviembre del 2010, corregida y ampliada.


FUENTES: agencia Télam, diarios de la época y fuentes propias.

Caracteres: 5546

Usuarios Online    

my widget for counting
contador

T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}