COMUNAS / CHACARITA - ROBERTO SANTORO
 
 

 

ROBERTO SANTORO PERIODISTA Y POETA

DETENIDO DESAPARECIDO EL 1º DE JUNIO DE 1977

ROBERTO SANTORO PERIODISTA Y POETA

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

31 de mayo del 2013. Actualizado el 5 de octubre del 2016

El poeta Roberto Santoro fue detenido a los 38 años, en 1977. A partir de ese momento no se lo volvió a ver con vida, hoy está en situación de detenido desaparecido. Su obra poética completa abarca casi dos décadas: 1959-1977 y tiene más de 250 páginas de material que hasta el año 2009 permanece inédita. Estaba guardada en viejas carpetas que aportaron Dolores Méndez y Paula Santoro, la esposa y la hija del poeta.

Roberto Santoro detenido desaparecido el 1º de junio de 1977

HISTORIA DE VIDA EN SU VOZ Y ESCRITOS

"Sería ocioso hablar de la poca importancia que se le otorga al trabajador cultural en nuestra patria; del total abandono de organismos, planes y establecimientos educacionales, del incontrolado avance de una economía que permite el negociado y sigue oprimiendo a las clases menos pudientes (…); de la infame clausura de imprentas y publicaciones que cumplían positivas tareas culturales; sería ocioso hablar del incremento de burócratas y desocupados

(…). Sería ocioso hablar de de todo eso y de las crisis que nos suceden y de la necesidad de romper formas y cambiar estructuras y de la muerte de un orden social y el nacimiento de otro. Sería tan ocioso si no fuera tan necesario".

Fragmento del Discurso para el acto de la Alianza Nacional de Intelectuales, 10 de abril de 1964.

BREVE BIOGRAFÍA

Roberto Santoro reviste en una larga y dolorosa nómina de detenidos desaparecidos periodistas, unos 160 en total. Nace el 17 de abril de 1939 en la ciudad de Buenos Aires, era hijo de obreros y fue un trabajador que desempeñó numerosos oficios: pintor, vendedor ambulante, puestero en un mercado, tipógrafo y preceptor en una escuela industrial.
Pero, siempre hay un pero, a Santoro le gustaba escribir y la poesía fue su fuerte…

Le escribe a a su amigo José Antonio Cedrón, el 10 de mayo de 1977, unos días antes de su desaparición: “El ruido de las sirenas lo tenemos de música de fondo. Dale que dale, como un organito represor y desesperado. Oh el mundo occidental y cristiano. Un día florecerá la vida y el sol tendrá el color que se merec”.

LA PASÍON POR EL FÚTBOL

Indudablemente, el trabajo o uno de los trabajos más destacados fue el de recopilar los textos que forman parte de “Literatura de la pelota”, allí se reproducen poemas y escritos de pensadores argentinos acerca de la pasión por el fútbol.

El fútbol su otro amor y Racing su cuadro del alma… así que su tarea periodística se orientó en el deporte sin dejar de ocupar las otras formas informativas que tiene el periodismo, jugó de delantero era muy habilidoso”, relata su amigo Rafael Vásquez en el libro Con vida los queremos, que editó la Asociación de Periodistas de Buenos Aires en 1986.

Es cierto cuando se sostiene que en aquellos años, los relatores de fútbol tan predicadores de las bondades del mundial y del deporte no hayan dicho nada de Santoro, de éste periodista que dedica en su libro: Literatura de la pelota no sólo hay poesía, cuentos, artículos periodísticos sino también los cantos de las hinchadas…

Tantos después escribieron sobre el deporte de multitudes… pero en 1971 Santoro hizo su aparición…

LAS REVISTAS DONDE TRABAJÓ

Fue artífice de la fundación y dirección de “El Barrilete”, esta revista literaria le dio cabida a los poetas del tango como: Carlos de la Púa, Celedonio Flores y Homero Manzi, entre otros. También escribieron: Martín Campos, Carlos Patiño, Alberto Costa y Rafael Vásquez.

Las otras publicaciones fueron: “La Cosa”, “Gente de Buenos Aires”, “Papeles de Buenos Aires”, “La Pluma y La Palabra”.

IDEAS POLÍTICAS PARTIDARIAS

Fue un militante político, como muchos en aquellos años, con ideas guevaristas integra el PRT – Partido Revolucionario de los Trabajadores, militó activamente en el Frente de Trabajadores de la Cultura y en el FAS – Frente Antiimperialista al Socialismo, junto con Haroldo Conti y Humberto Costantini.

Cuando uno recorre el material de sus escritos puede apreciar un compromiso social, sus poemas nos hablan de la realidad de aquellos años, que a la distancia nos remarca ésta.

Se sostiene que, en los poemas tardíos, Roberto Santoro utilizó el grotesco, en ese sentido lo que hace es tomar los personajes que responden a diferentes clases sociales y los ridiculiza; de esta forma fue condenatorio del sistema represivo y sus códigos prefijados, criticó la hipocresía moral, las instituciones en decadencia.

Perteneciente a la denominada Generación del 60, ésta fue una vanguardia que se postuló con un tinte popular y social, allí no abunda el lunfardo. Utiliza el verso libre a diferencia del verso medido y la rima consonante o asonante.

En su poema El último tranvía emplea en forma masiva el lunfardo y logra el cometido que le da en una combinación de nostalgia porteña, tristeza del personaje de hierro que se va…

Las contradicciones de la literatura culta y popular fue un tema de discusión en aquellos años, se puede inferir que Florida y Boedo la representan por los temas que evocan, no así por la calidad literaria.

Las vanguardias literarias de esas décadas convulsionantes y de grandes proyecciones y elaboración diaria dejaron un campo para reflexionar que hoy no se toca. Por ello, Roberto Santoro junto a otros tantos escritores, periodistas de esos tiempos son fundamentales para encontrar en el campo de la cultura, la prestancia, la pluma pero unida muy fuertemente al compromiso social.

EL SECUESTRO

El 1º de junio de 1977, con 38 años, Roberto Jorge Santoro fue secuestrado durante el turno noche, lo van a buscar a la ENET Nº 25 en el barrio de Once, "Teniente Primero de Artillería Fray Luis Beltrán", en la calle Saavedra, allí prestaba servicio de preceptor con el cargo de subjefe. Tres hombres se acercaron preguntando por uno de los preceptores, Roberto Santoro. Uno de ellos dijo ser hermano de un alumno. Cuando Roberto se presentó, los desconocidos lo redujeron por la fuerza esgrimiendo armas de fuego. En medio de los gritos y la desesperación de los presentes, se lo llevaron, no se lo vio más con vida. Había denunciado los secuestros de Haroldo Conti y Alberto Costa.

Roberto Jorge Santoro figura con el número 8577 grupo Fahrenheit. Sus datos: 38 años. Casado. Argentino. Escritor docente. LE No: 4.286.386
Desaparecido el: 1/6/77, No. CONADEP: 4699, Decl. No: 3832
Fue secuestrado de su trabajo en CAPITAL C. Post: 1275
No hay testimonio de su paso por un C.C.D.

EL ÚLTIMO AÑO DE LIBERTAD
El 3 de junio de 1976, Santoro escribe una carta a la Confederación de Escritores Latinoamericanos, con sede en México, para denunciar y difundir la desaparición de personas.
En la misma menciona: el arresto del director del periódico Alberdi y el secuestro de Haroldo Conti y Alberto Costa, entre otros periodistas y escritores. Denuncia también la golpiza a que fue sometido Enrique Llamas de Madariaga del diario La Razón, el secuestro y asesinato del periodista y ex senador uruguayo Zelmar Michelini.

Fragmentos de aquella carta: “Hasta aquí los datos que poseo. El presidente, no obstante, habla de la libertad y de la democracia. Se liberan los precios. Hay cesantías en masa. Distribuyen una cartilla para prevenir actividades subversivas en las escuelas. El presidente dice que rechaza la prensa complaciente, la planta Ford de General Pacheco, que ocupa 4.800 trabajadores, cierra por cinco semanas. EEUU acepta el plan del ministro de Economía, hombre ligado a los monopolios; los obispos hablan de paz y rezan. Borges declara que la literatura y el arte son formas de placer (...) Lo cierto es que los compañeros siguen presos y es necesario que ustedes, a través de la Confederación de Escritores Latinoamericanos, nos den una mano, la de la solidaridad (...) y a favor de la causa popular testimonien el atropello de las burguesías sobre el proletariado (...) Hermanos, discúlpenme la letra, no tengo máquina donde estoy. Compréndanme, compréndannos. De todas maneras somos optimistas. Esto recién ha comenzado. El presente es de lucha, el futuro es nuestro”.

Una plaza en avenida Forest y Teodoro García lleva su nombre. En el 2008, Tea – Taller, Escuela, Agencia coloca su nombre al Archivo.

En abril del 2009 fue publicada la obra completa de Roberto Santorio, se denomina: "Obra poética completa" (1959-1977), la cual tiene más de 250 páginas de material mucho de ellos no publicados hasta ese momento, estuvo guardada en viejas carpetas que aportaron Dolores Méndez y Paula Santoro, la esposa y la hija del autor.

MÁS SANTORO POR SANTORO
Fragmento de una entrevista

Periodista: ¿Por qué escribe poesía?

Roberto Santoro: A decir verdad, yo debiera contestarle con otra pregunta... ¿Por qué respira? Por necesidad se respira, como se escribe poesía, también por necesidad. Por necesidad de comunicarse, de decirle a los hombres la rueda azul de la esperanza. De testificar de lo que pasa en el mundo. De avivar, no sólo en la acepción de dar viveza, animar, encender o acalorar; sino también en la acepción porteña, la de dar a entender al otro que es lo que pasa aquí y ahora. En este momento, ¡cuidado señor, le están robando una arteria! El poeta cuando lo es de veras, viene a conmover a los hombres, le da su descarga eléctrica, los emociona, y todo esto porque siente necesidad de ellos. Y el poeta que no escribe por necesidad de comunicarse no es poeta.


PRESENTACION PROPIA

"Roberto Santoro: Sangre grupo A, factor Rh negativo, 34 años, 12 horas diarias a la búsqueda absurda, castradora, inhumana, del sueldo que no alcanza. Dos empleos. Vivo en una pieza. Hijo de obreros, tengo conciencia de clase. Rechazo ser travesti del sistema, esa podrida máquina social que hace que un hombre deje de ser un hombre, obligándolo a tener un despertador en el culo, un infarto en el cuore, una boleta de Prode en la cabeza y un candado en la boca" .

Mi casa se puebla de arlequines cuando hay ruido de besos en el aire

FUENTES: medios y dictadura.org.ar, Revista Rescate, 16 de Octubre de 1973, De: “Informe sobre Santoro”. No negociable, 1975, Ariel Scher, Diario Sur, 1º de julio de 1990, tea y deportea, Maringa, Revista La más médula wikipedia y fuentes propias.

Caracteres: 17.852

POESÍAS DE ROBERTO SANTORO
EL ÚLTIMO TRANVÍA

I
un barullo orquestal
batifondo en tu calle
tranvía caburé
cachador y cachuso
le sobraste los guiños al loco buenos aires
y te echaron al medio
te amuraron de bronca
son los giles de siempre
los del cuore sin ruido
bondi atorrante
soñador de milongas
qué saben los chambones
del metejón en los huesos
qué saben esos farabutes de tu ruido
te fuiste con los pibes de los barriletes
y mi corazón fané
quedó en la vía

II
a la luna que colgaba de tu trole
la asesinó un expediente antilunfardo
bondi muchedumbre
averiguación de la esperanza
te empilchabas de obrero en las mañanas
en largos mediodías soñabas con abuelos
pisante ruidoso
de escabio y de reaje con guitarras
morías en el centro
y te desparramabas con funyi de garufa
eras el gavión
el deschave del cuore
la parola enamorada
bondi
tranvía tango
decime chau con tu ventana

III
amasijo
se viene en movimiento
en equilibrio se trae
devuelve al apoliyo
araca que da vuelta
se atraca
ciudad balurdo barra
yo a pie
con bondi corazón con borrachera
que vienen prepotencia
que biaba te lo afanan

IV
se mueve con la calle
con trole se alarga con su lance
calar el aire gayola que se queda
embalurdar la sombra
te enfrían la vereda
te encanan el hueso como si tal cosa
te lo hacen pasar por la academia
que se queda
que rueda con anemia
te lo hacen cantar
y ya nadie controla que te fuiste
te vas
que alguien se queda

V
te veo y me echás una guiñada
la última
en Canning y Las Heras
83 viajando con la muerte
después el diario
parlante con rondas militares
con crisis bodrios
con atracos
me van a parlamentar lo que yo sé de contramano
que te vas y que estamos patiyudos
linyeras otarios y palmados
que te fuiste justamente
que te echaron
y yo me enciendo y te bato esta parola de ternura
83 macanudo
83 garabo

El último tranvía, folleto editado por El Barrilete en 1963.

ALGUNAS POESIAS

Canto a la esperanza

Andaba yo desnudo de mí
perdido en la lluvia del olvido,
de barco navegando por las plazas,
dormido el pecho,
su gorrión descalzo
y tuve que llevarte a la palabra,
ponerte en posición de vuelo,
a veces de bufanda
rueda azul
andaba
te seguía
mi muerte con su forma de guitarra
y tuve que ponerla en la memoria
como se pone un hijo
con esa rabia dulce
mitad de mí
agua del aire
andaba así
de loco en el olvido
de furia que quiere reventar por el costado
y un día de tanto nombrarla
la encontré,
se la llevé a mi madre,
la puse en el saludo,
la compartí como un pan con mis amigos,
la arrastré hasta. el remolino del amor
allí donde los ríos tienen un mismo nombre,
para que entendiera de una vez por todas
que era nuestra,
para que nunca se olvidara de este país enorme,
de esta ciudad,
su ternura abandonada en los portales,
le dije algunos versos,
le puse el corazón como una hoguera,
me la bebí de cabo a rabo,
le enrosqué la cola en mi solapa,
me di el gusto de agarrarla de la mano
y hoy la traigo aquí,
pero si un día se llega a volar porque fallamos
si se escapa esta rabia que llamamos esperanza,
si un día se va,
yo crucifico al amor
y después de enterrar a mis hermanos,
me voy con el tranvía de la muerte
a clausurar mi corazón en una plaza.

Algunas cosas

un viento que se llevó la alegría
y la luna de los dedos
ahora se golpean las cosas con mis ojos
y ventanales de azufre registran la catástrofe

se derrama el misterio como un papel ajado
atropellando nuestro circo de asombro
todo el esperar castillos y brujas para salirnos del cuerpo
como buscando los ángeles
los barriletes huidos
esos interminables bosques de lobos y caperuzas
esas casas de chocolate
de enanos y gigantes
esos silencios de la siesta en que uno cree volver al beso

y cuando echaste no sin esfuerzo los ojos tras la magia
te despiertan
para erigir estatuas que ruedan la mentira
la sinrazón entre bostezos de sangre
el odio pero con nuevas palabras
y todo lo que callo
y todo lo que olvido
y entonces te componen su esfuerzo avinagrado
y creen en los ojos leyendo el abandono
y guardan la estulticia dormida tras la boca
enumerando estrellas
pájaros
canciones

es el momento en que te adentran sus lenguas de huracán
restallando los enigmas que anhelaste
es el momento en que quisieras vestirte de venganza
y hundir sus necios alfabetos
su estar de lacerías
su acopiado cenagal de estiércol
esa ínfima saciedad con el destrozo
el incontrolable idioma con que destierran la vida
robándote el silencio
hiriendo las entrañas de tu sueño
y dejándote como un payaso solo
y entonces te dan ganas de gritar
de no querer el mismo cuerpo
y el escalofrío del insulto se queda como un tonto por los ojos
y se te desgarra adentro como una cosa inquieta
y entonces te dan unas ganas raras de llorar
de caerte muerto
y convertirte en globo
o en lluvia de organitos
qué sé yo

cada día se nos muere un hermano

Las cosas claras

mi voz está en su sitio
el corazón sabe algo más porque me duele

por eso digo:
terrible oficio
es repartir equivocadamente los abrazos
y que el alma viva entre perros hambrientos

uno de mis errores
fue creer que todos éramos hermanos

y ahora
no se le puede cambiar el horizonte a la nostalgia
hay que olvidarse de las viejas sonrisas
y andar con el dolor a cuestas
para que sirva definitivamente

nunca dije
mi lágrima fue grande
sufrí
no me quisieron

cada uno conoce su dolor
y sabe de qué manera hablarle a la desgracia

que venga la vida y me golpee
de nada vale cerrar los ojos

un hombre dormido
es un dolor que descansa

es duro el amor cuando se niega
un día sin embargo recuesta sus abrazos
apoya su misterio en mi cabeza
y me lleva a vivir al primer piso de un incendio

no comparo
simplemente doy mi fruto
y espero

la semilla más humilde
puede brotar el fuego o la hermosura

si estoy acorralado entre dos besos
decido acurrucarme al pie de mi corazón
y sueño

soy triste hasta los zapatos

a la hora del té
mi alegría se sienta y llora conmigo

pero sostengo que un día
aunque el amor sea el hermano implacable de la lluvia
de mi casa a tus ojos
no habrá naufragio

Yo amo
Tú escribes
Él sueña
Nosotros vivimos
Vosotros cantáis
Ellos matan

Declaración Jurada

Si mi poesía no ayuda a cambiar la sociedad,
no sirve para nada

De: “Informe sobre Santoro”. No negociable, 1975.

Verbo irregular

yo amo
tu escribes
él sueña
nosotros vivimos
vosotros cantáis
ellos matan.

Cárcel del Pueblo

ciudadano de la clase 39
factor rh negativo
comunica a la división de investigaciones
policiales antidemocráticas
haber descubierto una cárcel del pueblo
está ubicada cerca de mi casa
es la villa miseria
a la que da su espalda
la manufacturera algodonera argentina
sociedad anónima.

Lluvia en la Villa

afuera
el agua cae
de arriba para abajo
adentro
el agua sube
de abajo para arriba

Correspondencia

a una calle de barro
corresponde una casa de lata?

Las cosas claras, 1973.

Que venga la vida y me golpee
de nada vale cerrar los ojos

un hombre dormido
es un dolor que descansa
***
Uno de mis errores
fue creer que todos éramos hermanos

y ahora
no se le puede cambiar el horizonte a la nostalgia
hay que olvidarse de las viejas sonrisas
y andar con el dolor a cuestas
para que sirva definitivamente

Desafío, 1972.
Recurso de amparo

con eso de la bomba atómica
y el payaso de la paz que hace morir de risa
se tapó el carburador del aire

asómense a mi barrio
mientras los deshollinadores trabajan en la chimenea de la democracia
la ternura se emborracha en las cantinas
y no le pagan la jubilación a la esperanza

yo no pido volver
pero con tanto encarpetar los pantalones cortos
murió de un infarto el barrilete
y al amor le han disparado un tiro en la cabeza.


Una aclaración: Donde figuran estos poemas y otros, como Uno más una humanidad, su libro original se terminó de imprimir el 31 de julio de 1972 en la Imprenta de los Buenos Ayres S.A. ubicada en Rondeau 3274 en la Capital Federal.

5 Octubre, 2016 15:42

Página principal

Mapa del Sitio

my widget for counting
contador

Usuarios Online 

 

Página principal

Mapa del sitio