2014 - 2018
ARTE Y CULTURA / FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
 
 

 

ARTE Y CULTURA

FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES / PARTE I

FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
PARTE I

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

17 de junio del 2014

Este 11 de junio se cumplió un nuevo aniversario de la fundación de la ciudad de Buenos Aires, 434 años de aquella segunda llegada de los conquistadores españoles. Esta conmemoración y recuerdo lo haremos retomando algunas plumas que escribieron sobre esta ciudad de antes…

Enrique Larreta afirma en Las dos fundaciones de Buenos Aires: Eso será en otras partes. Cuanto a los de esta nación, en vez de espantarse del caballo, nos lo cogen con un aparejo de bolas de piedra que ellos usan para cazar camellos.
¿Camellos? ¿Qué los hay también aquí?
Yo no los vide, sino de lejos; pero los hay; sólo que son más menudos y sin joroba, y muy corredores.

Algunas cosas excepcionales en la expedición de Mendoza fue la presencia de las mujeres, si bien esto no era permitido, muchas de las que arribaron a estas tierras lo hicieron disfrazadas de hombres.

Nuevamente Larreta afirma: En la expedición de Mendoza, como gran excepción, vinieron muchas mujeres. Estaba prohibido. Algunas se embarcaron con disfraz y conservaron siempre el traje varonil.

En los momentos duros llevaban daga y estoque.
En una carta de Isabel de Guevara que escribe a la princesa Juana, gobernadora de España, en ausencia de su hermano Enrique II, le describe la hambruna que sufren en el puerto de Santa María de Buenos Aires.

No nos quedaban ni ratas ni ratones ni culebras ni sabandija alguna que nos remediara en nuestra gran necesidad e inaudita mísera.
Llegamos a comernos los zapatos y cueros todos, afirma Thon Pietro de Montosa en el cuento de los ahorcados.

Siguiendo con la carta de Isabel se dicen otras cosas: Estamos a orillas del Riachuelo: Vinieron los hombres en tanta flaqueza, que todos los travajos cargaron de los pobres mugeres, así en lavarles las ropas como en curarles, hacerles de comer lo poco que tenían, alimpiarlos, hacer sentinela, rondar los fuegos, armas las ballestas, queando alguna vez los yndios les venían a dar guerra… dar arma por el campo a bozes, sargenteando y poniendo en orden los soldados; porque en este tiempo, como las mugeres nos sustentamos con poca comida, no havíamos caydo en tanta flaqueza como los hombres.

Más adelante escribe:
Pasada esta tan peligrosa tubonada, determinaron subir el rrio arriba, así flacos como estavan, y en entrada de ynvierno, en dos bergantines, los cpocos que quedaban vivos; las fatigadas mugeres los curvan y los miravan y les gusavan la comida, trayando la leña a cuestas de fuera del navío y animándolos con palabras varoniles que no se dejasen morir, que pronto darían en tierra de comida, metiéndolos a cuestas en los bergantines con tanto amor como si fueran sus propios hijos, y como llegamos a una generación de yndios que se llamaban timbues, señores de mucho pescado, de nuevo, le servíamos en buscarles diversos modos de guisarlo por que no les diese en rostro. *

* Las partes de la carta están textuales, su ortografía es de la época.

SEGUNDA FUNDACIÓN DE BUENOS AIRES
Será otro Conquistador español, Juan de Garay (1528-1583), a quien en 1542, el adelantado Juan Torres de Vera y Aragón le encomendó fundar una ciudad para colonizar los territorios del sur y poblar la costa. Emprendió entonces la marcha hacia el Río de la Plata y en la actual Plaza de Mayo, el 11 de junio de 1580, llevó a cabo la segunda fundación de Buenos Aires.
Juan de Garay la llamó Santísima Trinidad y a su puerto Santa María de los Buenos Ayres.

FUNDACIÓN MITICA DE BUENOS AIRES

Jorge Luís Borges

¿Y fue por este río de sueñera y de barro
que las proas vinieron a fundarme la patria?
Irían a los tumbos los barquitos pintados
entre los camalotes de la corriente zaina.
Pensando bien la cosa, supondremos que el río
era azulejo entonces como oriundo del cielo
con su estrellita roja para marcar el sitio
en que ayunó Juan Díaz y los indios comieron.
Lo cierto es que mil hombres y otros mil arribaron
por un mar que tenía cinco lunas de anchura
y aún estaba poblado de sirenas y endriagos
y de piedras imanes que enloquecen la brújula.
Prendieron unos ranchos trémulos en la costa,
durmieron extrañados. Dicen que en el Riachuelo,
pero son embelecos fraguados en la Boca.
Fue una manzana entera y en mi barrio: en Palermo.
Una manzana entera pero en mitá del campo
expuesta a las auroras y lluvias y suestadas.
La manzana pareja que persiste en mi barrio:
Guatemala, Serrano, Paraguay y Gurruchaga.
Un almacén rosado como revés de naipe
brilló y en la trastienda conversaron un truco;
el almacén rosado floreció en un compadre,
ya patrón de la esquina, ya resentido y duro.
El primer organito salvaba el horizonte
con su achacoso porte, su habanera y su gringo.
El corralón seguro ya opinaba Yrigoyen,
algún piano mandaba tangos de Saborido.
Una cigarrería sahumó como una rosa
el desierto. La tarde se había ahondado en ayeres,
los hombres compartieron un pasado ilusorio.
Sólo faltó una cosa: la vereda de enfrente.
A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires:
La juzgo tan eterna como el agua y como el aire.

TANGOS
SUR
LETRA DE HOMERO MANZI / MÚSICA DE ANÍBAL TROILO
1948

San Juan y Boedo antiguas y todo el cielo,
Pompeya y más allá la inundación,
tu melena de novia en el recuerdo
y tu nombre flotando en el adiós…
La esquina del herrero, barro y pampa,
tu casa, tu vereda y el zanjón
y un perfume de yuyos y de alfalfa
que me llena de nuevo elcorazón.

Sur… paredón y después…
Sur… una luz de almacén…

Ya nunca me verás como me vieras,
recostado en la vidriera
esperándote.
Ya nunca alumbrará con las estrellas
nuestra marcha sin querellas
por las noches de Pompeya.
Las calles y las lunas suburbanas
y mi amor en tu ventana
todo ha muerto, ya lo sé…

San Juan y Boedo antiguas, cielo perdido,
Pompeya y, al llegar al terraplén,
tus veinte años temblando de cariño
bajo el beso que entonces te robé.
Nostalgia de las cosas que han pasado,
arena que la vida se llevó,
pesadumbre de barrios que han cambiado
y amargura del sueño que murió.

NIEBLA DEL RIACHUELO
LETRA DE ENRIQUE CADÍCAMO / MÚSICA DE JUAN CARLOS COBIÁN
1937

Niebla del Riachuelo…
amarrado al recuerdo
yo sigo esperando…
Niebla del Riachuelo…
de ese amor para siempre
me vas alejando…
Nunca más volvió…
nunca más la vi…
nunca más su voz nombró mi nombre junto a mí…
…esa misma voz que dijo: "Adiós".

Turbio fondeadero donde van a recalar
barcos que en el muelle para siempre han de quedar…
sombras que se alargan en la noche del dolor…
náufragos del mundo que han perdido el corazón….
Puentes y cordajes donde el viento viene a aullar…
barcos carboneros que jamás han de zarpar…
Torvo cementerio de las naves que al morir
sueñan sin embargo que hacia el mar han de partir…
Sueña marinero con tu viejo bergantín,
bebe tus nostalgias en el sordo cafetín…

Llueve sobre el puerto mientras tanto mi canción,
llueve lentamente sobre tu desolación…
Anclas que ya nunca, nunca más han de levar…
Bordas de lanchones sin amarras que soltar…
Triste caravana sin destino ni ilusión,
como un barco preso en "la botella del figón"….

ALMAGRO
LETRA DE IVAN DIEZ (Augusto Martini) / MÚSICA DE VICENTE SAN LORENZO (Vicente Ronca)
1930

Como recuerdo, barrio querido,
aquellos tiempos de mi niñez...
Eres el sitio donde he nacido
y eres la cuna de mi honradez.
Barrio del alma, fue por tus calles
donde he gozado mi juventud.
Noches de amor viví;
con tierno afán soñé,
y entre tus flores
también lloré...
Que triste es recordar!
Me duele el corazón...
Almagro mío,
que enfermo estoy!

Almagro, Almagro de mi vida,
tu fuiste el alma de mis sueños...
Cuantas noches de luna y de fe,
a tu amparo yo supe querer...
Almagro, gloria de los guapos;
lugar de idilios y poesía,
mi cabeza la nieve cubrió;
ya se fue mi alegría
como un rayo de sol.

El tiempo ingrato doblo mi espalda
y a mi sonrisa le dio frialdad...
Ya soy un viejo, soy una carga,
con muchas dudas y soledad.
Almagro mío, todo ha pasado;
quedan cenizas de lo que fue...
Amante espiritual
de tu querer sin fin,
donde he nacido
he de morir.
Almagro, dulce hogar,
te dejo el corazón
como un recuerdo de mi pasión.

FUENTES: varias y propias.

• * Buenos Aires Ciudad Industrial / Villa Crespo caso testigo, 2016.

Caracteres: 8082

Anterior

Página principal / Mapa del Sitio

Jueves, 14 Junio, 2018 14:50

my widget for counting
contador

contador

Página principal / Mapa del Sitio

 

 

Tapa de la mujer