2014 8 Marzo, 2016 14:09
LA MUJER / DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER / 8 DE MARZO
 
 

 

LA MUJER

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER / 8 DE MARZO

GRACIELA HAYDEE TORRES BONALDI

ENCONTRARON LOS RESTOS DE UNA FERROVIARIA DESAPARECIDA

GRACIELA HAYDEE TORRES BONALDI

COMPAÑERA FERROVIARIA DESAPARECIDA

Por Elena Luz González Bazán * especial para Villa Crespo Digital

8 de marzo del 2014 * actualizado el 8 de marzo del 2016

Los primeros días de mayo del 2005, el 4 de mayo, fueron encontrados los restos de Graciela Haydeé Torres Bonaldi, quien fue secuestrada de su hogar el 29 de junio de 1976.

Como le decía su mamá: Gachy, había comenzado a activar en la Unión Ferroviaria, parada en una silla o algo parecido, había hablado sobre la necesidad de un salario justo, ese día se sorprendió porque sus compañeros la aplaudieron. Tenía casi 23 años cuando fue desaparecida. Había nacido el 6 de agosto de 1953.
Lo que sigue es el trabajo entregado el 7 de mayo del 2005.


Trabajadora ferroviaria y estudiante de Letras fue identificada, recientemente, en la fosa común del Cementerio de San Vicente, de la ciudad de Córdoba. Graciela Haydée Torres Bonaldi fue secuestrada y desaparecida en la última dictadura militar, 1976-1983.

El MoNaReFA hace extensivo, a su familia, nuestro profundo pesar por la tristeza que implica la aparición del cuerpo de Graciela Haydée, la comprobación de su muerte y por otro lado, lo que significa para su madre, hermana y demás familiares y amigos, compañeros de trabajo y de estudio la recuperación del mismo, de su historia, identidad y la memoria colectiva.

Graciela tenía 23 años, era trabajadora del Ferrocarril Mitre y estudiante de Letras en la Universidad Nacional de Córdoba. Fue desaparecida el 29 de junio de 1976, el número de la CONADEP - Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas era el 5.106, el legajo en el registro del Grupo Fahrenheit es el 6.557, número de orden en la lista 9.227. No hay testimonios de su paso por Centros Clandestinos de Detención.

El Cementerio de San Vicente es uno de los lugares más emblemáticos en cuanto a las fosas comunes en el interior de nuestro país, ahí se saben hay cientos de detenidos desaparecidos que corrieron la misma suerte que Graciela. En la actualidad hay más de cien restos humanos que esperan ser identificados.

En el 2002, luego de 26 años de transcurrida la última dictadura militar, la justicia federal de Córdoba determinó que se buscaran y localizaran los restos óseos que se entendía estaban enterrados en fosas comunes y otras individuales en San Vicente, y catalogados como NN.

Por esos mismos testimonios se sabe que, durante abril y julio de 1976 fueron cientos las personas llevadas a este cementerio.

La jueza interviniente es Cristina Garzón de Lascano y la fiscal Graciela López. Por otro lado, se sabe que en 1984 las palas de la impericia, como llaman los entendidos en el tema, realizaron excavaciones que provocaron daños irreversibles en la fosa grande.

El primer cadáver identificado fue el de Mario Osatinsky familia muy conocida en Córdoba y que tiene numerosas personas desaparecidas en su historial.

El cuerpo de Graciela Haydée es el sexto identificado por el Equipo Argentino Antropológico Forense, cuyo presidente es Darío Olmo. Los otros cuerpos rescatados, todos tienen un número identificatorio, están en la Morgue Judicial de Córdoba y los análisis se realizan en el Laboratorio Genético Molecular.

Las pruebas de ADN realizadas a Graciela dieron un 99,99 por ciento de seguridad con respecto a la sangre de su madre y hermana.

El Juzgado Federal Nº 3, a cargo de la jueza mencionada informó sobre los detalles de la resolución judicial que permitió la identificación de Graciela y la entrega de sus restos a sus familiares.

En medio de la congoja, del dolor que ocasiona este momento, para su madre Yolanda Bonaldi, y su hermana que en ese momento tenía 13 años, quienes con lágrimas en sus ojos pidieron "no bajar los brazos" y seguir luchando "en busca de justicia".

Graciela Torres fue secuestrada el 29 de junio de 1976 de su domicilio por un grupo de tareas, que maltrató a su mamá, Yolanda Bonaldi, hasta lastimarla, y a su hermana Elizabeth, que en ese momento tenía 13 años.
Yolanda al salir con los restos de su hija dijo sentirse "muy destrozada" y sostuvo que la mataron "por el hecho de ser inteligente y pensar".

Fue secuestrada y ultimada aparentemente de cuatro balazos.
"Nunca pensé que la iba a perder para siempre, porque era una chica que amaba a la vida, era trabajadora, luchadora", destacó su mamá, quien agregó que la buscó "por todos lados". Los restos de Graciela descansarán en la localidad de Monte Cristo, junto a su padre, a 25 kilómetros de la ciudad de Córdoba.

Los que constituimos el MoNaReFA y que venimos junto a los trabajadores activos realizando un relevamiento de los desaparecidos durante la última dictadura militar decimos con gran pesar que Graciela Haydée Torres Bonaldi es la primera mujer desaparecida ferroviaria identificada, que se suma a los numerosos ferroviarios desaparecidos durante la última dictadura.

Graciela, como afirma su madre y hermana era una trabajadora, estudiosa, amaba la vida y por eso luchó. Una compañera de ella sostuvo en uno de los reportajes realizados que ¨simplemente se estaban organizando para resistir a la dictadura¨.

Graciela engrosa la larga lista de trabajadores que fueron perseguidos, secuestrados, asesinados y sus cuerpos escondidos en fosas comunes, tirados al mar o dinamitados para evitar ser reconocidos.

El trabajo del Equipo Argentino Antropológico Forense nos enfrenta con esta realidad, que suma ahora, este nuevo esclarecimiento.

Por eso, simplemente, hacer llegar a los ferroviarios, a los ex ferroviarios, a los trabajadores en general, sumar nuestro testimonio y rendir homenaje a esta trabajadora y estudiante cordobesa.

Publicado por primera vez el 19 de marzo del 2010

* Secretaría de Prensa

Caracteres: 5856

relojes web gratis

Página principal

MAPA DEL SITIO

Usuarios Online    

my widget for counting
contador

  

Tapa de la mujer

MUJER, SOCIEDAD Y POLÍTICA