Los libros no están hechos para pensar, sino para ser sometido a investigación.

Umberto Eco

 
2015

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Martes, 2 Junio, 2015 15:23
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

EL TIEMPO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

HISTORIA / REVOLUCIÓN DE 1880

REVOLUCIÓN DE 1880 / 2 DE ENERO

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

24 de mayo del 2015 * Actualizado 2 de junio del 2015

Es otra etapa de contiendas políticas y por las armas que desembocó en la Federalización de Buenos Aires, cuya realidad se plasma en 1880.

En 1877 muere el candidato presidencial Adolfo Alsina, de esta forma se abre la disputa por las candidaturas autonomista y mitrista. Por tal motivo y en 1878 es elegido Carlos Tejedor como gobernador de Buenos Aires.

Carlos Tejedor fue una figura que había adquirido prestigio y poder desde su regreso al país, en 1852, pero también dividía aguas en el partido por su postura poco flexible. De todas formas, el 19 de marzo de 1879, fue proclamada la fórmula Carlos Tejedor- Saturnino Laspiur por la convención mitrista y una fracción autonomista. Sin embargo, pronto comenzaron los quiebres de los partidos que habían elegido a los candidatos y restó posibilidades al gobernador.

La aparición de Julio Argentino Roca es esencial en esta época, era un joven general que se había hecho muy popular entre las clases dominantes por su genocida Campaña al Desierto, la tercera, que gana territorios a los originarios.
Su popularidad hace que el 27 de julio de 1879 consiga el apoyo de las provincias, de los autonomistas y del presidente, la fórmula fue compuesta por Roca y Eduardo Madero.

Las consecuencias fueron las interferencias entre la provincia y la nación que se intensificaron, dados los desacuerdos de Carlos Tejedor y Nicolás Avellaneda, presidente de la Nación.
Esta situación llevó a tensar las relaciones y, partidarios mitristas difundieron en los círculos políticos que Carlos Tejedor expulsaría al presidente, Nicolás Avellaneda, de la ciudad de Buenos Aires.
Por tal motivo, la provincia compra los arsenales de armas y puebla la ciudad de milicias.

Un grupo de militares pidieron la baja en el Ejército para poder convertirse en los conductores castrenses de la provincia, se cuenta que, en marzo de 1880, una multitud salió a las calles a vivar esas bajas. El Tiro Federal fue el centro de formación donde concurrían una gran cantidad de hombres a practicar en el uso de armas y en la formación militar. A las fuerzas de línea (la Guardia Provincial y el Cuerpo de Vigilantes) se unieron batallones civiles que se asentaron en bases por toda la ciudad.

Aunque iban muchos de los hijos de familias tradicionales de la ciudad (con armas costeadas por ellos mismos), las jerarquías castrenses de Tejedor incorporaron hombres de la campaña bonaerense y de los barrios pobres de Buenos Aires. El primer día de junio de 1880 logró descargar en La Boca un cargamento de fusiles provenientes de Alemania, antes de burlar la vigilancia de la escuadra nacional. Fue el inicio de la denominada revolución.

En el actual barrio de Chacarita, el presidente Avellaneda reclutaba hombres y recibía ayuda de las provincias. Carlos Tejedor sólo había conseguido el apoyo explícito de Corrientes. Mientras, en la ciudad, los batallones ensayaban su encuentro con las tropas nacionales; las “Damas del Socorro” juntaban fondos para la contienda y grupos de voluntarios cavaban trincheras y fosas en las principales calles de Buenos Aires. El primer choque de fuerzas sucedió el 17 de junio en Olivera, localidad cercana a Mercedes, donde el Coronel José Inocencio Arias estaba alistando fuerzas. Eduardo Racedo, que respondía a Avellaneda, lo interceptó y diezmó a los seguidores de Carlos Tejedor.

PUENTE BARRACAS, PUENTE ALSINA Y LOS CORRALES

Las tropas nacionales avanzaron desde el sur, lo que hoy es Lanús, y tuvieron un cruento encuentro con las provinciales a orillas del Riachuelo. El 20 de junio confrontaron en el Puente de Barracas, mientras que el 21 las tropas de Arias resistieron en Puente Alsina. Ese mismo día, Arias realizó una retirada hacia la meseta de Los Corrales, donde los nacionales habían logrado ingresar y se preparaban para la batalla. Allí se desarrolló el más violento de los encuentros, sin que ninguna de las partes se impusiera sobre la otra y con el resultado de gran cantidad de bajas civiles. Se estima que fueron algo superior a los 3.000 caídos en los encuentros de esos dos días.

Pero si indagamos otras fuentes, hay que tener en cuenta que el enfrentamiento fue cuerpo a cuerpo, crudo, como era de esperar, combates que se prolongaron hasta altas horas de la madrugada.

El periódico El Quilmero, del 24 de junio de 1880, afirma que ¨¡Ya es tarde¡ En el número del 20 de junio, publicamos un artículo referente a las esperanzas de paz que aún abrigábamos antes de llegar al extremo terrible a que ese día se llegaba... Insistir con nuestras prácticas de paz sería ridículo ahora que el cañón y el Remington han tomado la palabra para pulverizarse argentinos con argentinos... Hemos dicho varias veces que esta hoja no se inclina por ninguna bandera política pues su objeto es el bienestar del pueblo exclusivamente...
La primera operación bélica que dimos a cuenta, tuvo lugar con motivo de estorbarle a la columna del Coronel Arias, la entrada a las puertas de la ciudad.
Allí se rompió el fuego y cayeron las primeras víctimas de la lucha fratricida.
Muy pronto siguió otra. La columna del Coronel Levalle, que protegida por las fuerzas del ejército nacional intentó forzar el paso el día domingo.

Con ese motivo se empeñó un reñido combate en el puente Barracas en el que no solamente han caído soldados de la patria sino vecinos inocentes de aquella localidad...

No culpemos ni a uno ni a otro bando. Culpemos a la fatalidad... La situación creada en la nación Argentina por los actuales sucesos políticos es incontenible...¨

En el Combate de Barracas se registraron 3.000 bajas y en los combates de Puente Alsina y Los Corrales resultaron un total de 1.200 muertos y heridos.

LOS ENFRENTAMIENTOS DE SAN JOSÉ DE FLORES Y CONSTITUCIÓN

Los otros choques fueron en San José de Flores y Constitución. Tejedor, luego de estos duros combates, decidió reevaluar la defensa. Reclamó ayuda a Mitre para que se hiciese cargo de la “dirección de la guerra”. Éste decidió negociar con Avellaneda. Se firmó un armisticio, en el que el presidente adelantaba la condición de convertir a Buenos Aires en capital.

El gobierno nacional dispuso de inmediato la intervención de la provincia de Buenos Aires. En el lugar de Tejedor, se nombró a un interventor, José M. Bustillo, y disolvió la Legislatura. “La sangre derramada no debe quedar estéril” decía por entonces Avellaneda, aprovechando la derrota para concretar el viejo proyecto centralista.

Las crónicas de la época hablan del desastre en que quedó la ciudad, las semanas siguientes a la revolución de 1880, este gran espacio de la ciudad estaba delimitado por zanjas, refugios y trincheras. Las calles de Buenos Aires estaban sumergidas en el caos, entre edificios demolidos, vaciados y decenas de cadáveres sin enterrar o mal sepultados en zanjas y fosas.
El Cementerio del Sur, donde en la actualidad está el Parque Florentino Ameghino, cerrado desde la epidemia de fiebre amarilla de 1871, fue reabierto para dar lugar a los muertos de la denominada revolución.

El 24 agosto de 1880, a poco de concluir su gestión, Nicolás Avellaneda presentó un proyecto de ley por el que Buenos Aires se convertía en la capital de la República y residencia de las autoridades nacionales. Las autoridades provinciales, sin jurisdicción, podrían realizar la administración desde esta ciudad hasta su traslado futuro a otro punto de la provincia. Ese lugar fue La Plata, que comenzó a levantarse en 1882 bajo la gestión del gobernador elegido el año anterior, Dardo Rocha.

El 6 de diciembre de 1880, el flamante presidente, Julio Roca, promulgó la Ley 1029 por la que se instituyó la federalización de la ciudad de Buenos Aires.

Primera versión publicada el 2 de junio del 2010. Corregida y actualizada.

Caracteres: 8012

Usuarios Online  

contador de visitas
contador visitas