Los libros no están hechos para pensar, sino para ser sometido a investigación.

Umberto Eco

 
2015

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Martes, 7 Junio, 2016 18:19
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

EL TIEMPO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

MEDIOS DE COMUNICACIÓN / DAR TESTIMONIO

GOLPE DE ESTADO: 24 DE MARZO DE 1976-2006

DAR TESTIMONIO

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital *

7 de junio del 2010. Actualizado el 7 de junio del 2016

Esta era la dedicatoria en el 2010.A los trabajadores del diario Crítica, porque su lucha es justa…

Hoy queremos homenajear a los muchos trabajadores de prensa que se encuentran sin trabajo o con problemas serios de quedar sin trabajo.

A los trabajadores de prensa del diario Crónica… y hoy a los del Grupo 23...
Ni los golpes, ni los palos, nos pueden acallar…
Ni abollar las ideas, como decía Mafalda…

Verdad: magna palabra
Hegel

Hace casi tres décadas y en su último trabajo, Carta a las Juntas, Rodolfo Walsh dejaba un mandato a los periodistas.

Hoy, el tiempo encuentra a los trabajadores de prensa en el momento de mayor concentración de los medios de información, entablando, además, una lucha política e ideológica en el campo de lo que se debe informar y lo que se impone decir.

El trabajo es por momentos arduo y oscuro, sin embargo, a pesar de ello, debemos alentar a aquellos que encuentran espacios para dar ese testimonio de lo que ha quedado y han dejado tiempos de dictaduras y democracias maniatadas.

Se trata de poder reflejar la realidad, a pesar de sus escenarios fragmentados que cobran vida, en estos tiempos de crisis, cuando están al borde del precipicio. Los protagonistas de esas realidades segmentadas son seres humanos, a los que se intenta darles una identidad de anónimos, palabra que se cuela para diferenciar entre "famosos" e ignotos.

Ignotos niños que bajan 4.500 kilómetros reclamando una vida justa, en aquella Marcha de los Niños, que se sigue repitiendo todos los años, porque la pobreza no baja, ni cambia por más mundial de fútbol, barras bravas y mezquindades.
Aquella, del 2005, partió desde la provincia de Tucumán y llegó hasta la ciudad de Buenos Aires, petición que pueden hacer saltar las lágrimas al más descuidado, cuando esa bandada de pájaros niños se concentra y toma forma de una realidad debilitada. Hoy andan por la provincia de Buenos Aires, esa misma bandada de pájaros que quieren tener sueños.

Una muchacha violada e injuriada que se transforma en tapa porque es imposible obviarla. Estamos hablando de Romina Tejerina. Los cientos de reclamos salariales y por otras conquistas como mejores servicios, atención de la salud, otra educación, reflejar, mostrar que hay hombres y mujeres dignos y probos, palabras tan cortas y plenas de vida y esperanza.
Han pasado cinco años de la primera entrega de este trabajo, y las Rominas se han multiplicado, más de 600 muchachas han sido desaparecidas en las redes de la trata de personas. La salud es una deuda pendiente en este Bicentenario con demasiada fiesta y la educación se practica sin gas en las escuelas porteñas y del resto del país. Los chicos siguen bajando y sumando kilómetros de travesía para llegar a la escuela en los parajes más alejados y solitarios de nuestra república.

Descubrir que no sólo sirve denunciar, sino que hay que buscar la salida y la necesaria organización, venciendo al individualismo.
Esa es una inmensa tarea política, no partidaria, que emprende el periodista que no puede ni debe abstraerse de su pensamiento político e ideológico, formado o en formación, aunque hay que decirlo, siempre existe el aprendizaje.

Por lo tanto la búsqueda de la noticia o la primicia ha pasado a ser una quijotada, los grandes medios tienen las condiciones para lograr la primicia, lo que puede y debe intentar el trabajador de prensa es encontrar las causas, no sólo reflejar las consecuencias de los desmadres y desmanes sociales, culturales, económicos o políticos.

Las causas están ocultas, se debe desmalezar la realidad circundante que las oculta para sacarlas a la luz, pero no como una consigna, sino analizando la realidad, cruzando la información, comparando con otros momentos y procesos históricos, esto es primordial en este transcurso de democracias sólo subsumidas a las expectativas eleccionarias, camuflando la realidad nacional.

En medio de todo este trajinar se encuentran situaciones variadas, nuevas, que se pierden en los laberintos de aquellos que sólo focalizan la información hacia estos aspectos alejados del contexto.

Por eso, la tarea periodística es rica y llena de avatares, cuando penetra en las reales causas en busca de la verdad, magna tarea, debiendo entrometerse para encadenar realidades, evitando que una noticia mate a otra, y aparezca irremediablemente la mentira.

Las victorias tienen muchas madres y padres, las derrotas son huérfanas, la labor periodística puede ayudar a desnudar estas hipocresías a través de la fuerza de la verdad. Porque hay un aspecto que hace muchos años se dejó de lado, y este tiene que ver con la formación, el trabajo, la cadena de colaboraciones, la solidaridad y la enseñanza de las grandes redacciones que se han perdido entre computadoras y competidores descarnados. La ética periodística se ha degradado, figura como un hecho arqueológico.

Formar y dar testimonio son dos puntas de un entramado actual que tiene que ver con la disputa política en un maderamen ideológico que impone un tipo de información, un tipo de noticia y una situación determinada.

El hoy denominado periodismo alternativo tiene posibilidades de trasuntar otros aspectos de esta información. El periodista elige, busca y se encuentra con la noticia pero también tiene la obligación de formarse diaria y permanentemente, no sólo conociendo, sino analizando, criticando y buscando en cada una de las informaciones, la verdad.

El deber de revelar la información conduce a la verdad. La verdad tiene fuerza en sí misma, porque el periodista deberá templarse para soportar el peso de la verdad.

Lo que es triste no es la verdad, sino que no tiene remedio, así sostiene el catalán, pero podemos agregar que la obligación de quienes hemos elegido el camino de la información es recuperar, nuevamente, y a fuerza de trabajo y compromiso esos valores de una ética y una posición frente a la verdad. Algunos preferirán siempre la búsqueda de una sola cara de la Luna. Otros intentaremos siempre buscar en los entramados de las luchas y los compromisos de todos los días y pensar en dejar ver, y en participar buscando esa noticia escondida, esa realidad oculta, la verdad de los hechos que pueden aflorar siempre que estemos, también, dispuestos a revelarlos.

Dar testimonio en los peores momentos, en los más amargos, pero siempre pensando que la verdad debe aflorar irremediablemente.

Publicado en Agencia Argenpress 9 de noviembre del 2005 por primera vez: 19 de noviembre del 2005 en este portal.

* CON LA RENOVACIÓN DEL DISEÑO, actualizamos y corregimos investigaciones, informes y trabajos realizados en otros momentos y que no están incorporados en años anteriores, sino que forman parte del material entregado en el presente año.
INVESTIGACIÓN actualizada el 7 de junio del 2010.

Caracteres: 6764

Usuarios Online  

my widget for counting
contador