Los libros no están hechos para pensar, sino para ser sometido a investigación.

Umberto Eco

 
2015

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Martes, 7 Junio, 2016 18:25
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

EL TIEMPO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

MEDIOS DE COMUNICACIÓN / PERIODISMO DURANTE LA COLONIA

7 DE JUNIO DÍA DEL PERIODISTA
PERIODISMO DURANTE LA COLONIA Y MEDIOS

Producción periodística Villa Crespo Digital

7 de junio del 2010. Actualizado el 7 de junio del 2016

PERIODISMO DURANTE LA COLONIA Y LOS MEDIOS

El Día del Periodista fue establecido, en 1938, por el Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba, en recuerdo del primer medio de prensa con ideas patrióticas.

El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundó la "Gazeta de Buenos Ayres", primer periódico de la etapa independentista argentina. La Primera Junta indicó, por decreto, su fundación por ser necesario anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli.

"¿Por qué se han de ocultar a las Provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema?
¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península?...
Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de la Gaceta de Buenos Aires".

(Mariano Moreno, Gaceta de Buenos Aires del 07 de Junio de 1810)

EL PERIODISMO DURANTE LA COLONIA
A la Compañía de Jesús se debe, en el Río de la Plata, la Introducción del arte de imprimir. Los miembros de la Orden, deseosos de poner al alcance de los indígenas de las misiones vocabularios y catecismos, solicitaron, al efecto, la autorización correspondiente para instalar un taller de imprenta.

Y tras la concreción de tan ambicioso proyecto partió el padre Antonio Ruiz de Montoya, rumbo a España. La materialización de la idea, sin embargo, se produciría por una vía inesperada. En efecto, a comienzos del siglo XVII, los esfuerzos de los padres Juan Bautista Neuman y José Serrano se vieron premiados con la instalación de un verdadero taller de imprenta, ideado por ellos y construido, bajo su dirección, por los indígenas de las reducciones misioneras.

Contaba el taller con prensas, confeccionadas en madera dura, tipos de estaño y viñetas de metal y madera. Estos elementos, no por rudimentarios menos útiles, permitieron, el fin, que de las prensas saliera el primer impreso: el Martirologio Romano, editado en el año 1700.

En segundo término se llevó a los caracteres impresos el Flos Sanctorum del padre Juan Pascual Rivadeneira, en traducción del padre José Serrano. La tercera edición, admirable por muchos motivos, fue una traducción de la obra de Juan Eusebio Niremberg, De la diferencia entre lo temporal y lo eterno, debida a la pluma del padre Serrano. Este último trabajo, Ilustrado magníficamente con láminas grabadas en cobre y numerosas viñetas, constaba de 472 páginas.

También fue obra de los jesuitas la instalación y puesta en marcha de la imprenta de Córdoba, cuyos orígenes se remontan al año 1758. En ese año, estando en Génova, Italia, el padre Carlos Gervasoni adquirió los utensilios necesarios para instalar un taller de imprenta, con destino a la Universidad de Córdoba. Años más tarde, en 1764, dichos elementos llegaron, por fin, a la citada ciudad, totalizando diecisiete cajones, en los que eran transportados las prensas y los diferentes tipos. Instalada la imprenta funcionó hasta que se produjo la expulsión de los jesuitas, en 1767: a partir de ese momento, y hasta 1780, el taller se mantuvo inactivo.

Por último, en el año citado anteriormente, la imprenta fue trasladada a Buenos Aires. Las necesidades crecientes de las tareas administrativas del Virreinato obligaban a incrementar el número de escribientes, por lo que la imprenta, lógicamente, reemplazó con ventaja a muchos de estos últimos.

Su instalación se produjo, de acuerdo con un decreto del Virrey Vértiz, el 21 de Noviembre de 1780, recibiendo la denominación de Real Imprenta de Niños Expósitos.

El taller fue emplazado en la esquina de las calles San José y San Francisco. La puesta en marcha del mismo, además, se confió a don Agustín Garrigós radicado en Montevideo y a quien se hizo venir a Buenos Aires.

Instalada ya, la Real Imprenta editó, el 8 de Enero de 1781, un noticiero titulado Noticias recibidas de Europa por el Correo de España por vía del Janeiro. Poco más tarde, hacia el 19 de mayo del mismo año, fue editado otro noticiero, titulado Extracto de las noticias recibidas de España por la vía de Portugal.

Hacia 1797, tras obtener real licencia para trasladarse a España, el Coronel y abogado don Francisco Antonio Cabello y Mesa, radicado desde años antes en Lima, llegó a Buenos Aires, en tránsito para su patria. El bloqueo de los puertos del Río de la Plata, por parte de los buques de guerra y corsarios enemigos, sin embargo, impidió la continuación del viaje. Como consecuencia, Cabello y Mesa, hombre activo y emprendedor, decidió continuar en Buenos Aires la empresa que había comenzado en Lima, al fundar el Diario Curioso, Erudito, Económico y Comercial y, más tarde, el Mercurio Peruano.

Sus esfuerzos se vieron coronados por el éxito el 6 de Noviembre de 1800, cuando el Virrey del Río de la Plata, marqués Gabriel de Avilés y del Fierro, expidió la autorización solicitada por Cabello y Mesa para fundar en Buenos Aires una Sociedad Patriótica, Literaria y Económica y editar un periódico titulado Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e Historiógrafo del Río de la Plata.

La publicación, editada en la Real Imprenta de Niños Expósitos, comenzó a circular el 1º de Abril de 1801 El ejemplar, que tenía la forma de un cuadernillo de veintiún centímetros por quince, constaba de ocho páginas, si bien ese número se elevó en algunas entregas.

El periódico, que contó con 236 suscriptores (159 de la ciudad de Buenos Aires y 77 del exterior) apareció, hasta el 4 de octubre de 1801, dos veces por semana, los miércoles y los sábados. A partir de la fecha citada, en cambio, apareció una sola vez, los domingos.

Debe destacarse que si bien, Cabello y Mesa, no se destacó por la calidad de su pluma, supo rodearse de una pléyade de colaboradores que dieron prestigio al periódico. Se contaron entre estos a Domingo de Azcuénaga, José Joaquín Araujo, el deán Gregorio Funes, Pedro Antonio Cerviño, Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Manuel Medrano y otros.

Finalmente, un artículo titulado: Política - Circunstancias en que se halla la provincia de Buenos Ayres e islas Malvinas y modo de repararse, de dudoso gusto y que fue considerado insultante para el país motivó la clausura del periódico. El último número del Telégrafo, como consecuencia, vio la luz el 15 de octubre de 1802. La colección completa de la publicación citada comprende 110 números y 4 suplementos.

El 19 de septiembre de 1802, un mes y medio antes de la desaparición del Telégrafo, apareció en Buenos Aires el primer número del titulado Semanario de Agricultura, Industria y Comercio, fundado por Juan Hipólito Vieytes y con pie de imprenta de los Niños Expósitos. Si bien la publicación tenía por principal fin tratar los problemas del país, en ella, no se dejó de lado la información correspondiente a los sucesos del exterior, de los que se dieron noticias amplias y veraces.

También en el Semanario colaboraron hombres destacados y prestigiosos.

El último número del Semanario, el 118, fue publicado el 11 de febrero de 1807.

The Southern Star ¨La Estrella del Sur¨ fue un periódico editado por los ingleses durante su permanencia en Montevideo. Escrito en inglés y en castellano, su primer número apareció el 23 de mayo de 1807. En sus columnas, en la redacción de las cuales intervino el abogado Cabello y Mesa, se trataron las cuestiones económicas y comerciales de la época, atacando al régimen impuesto por España a sus colonias y abogando por la libertad de comercio. En definitiva vapuleaba el monopolio español.

1809 - 1810
Los periódicos que se citan a continuación, por orden cronológico, aparecieron en la ciudad de Buenos Aires entre el 14 de octubre de 1809 y el 14 de julio de 1812. Se especifican, en cada caso, las correspondientes características:

GACETA DEL GOBIERNO
Fecha de aparición: 14 de octubre de 1809.
Ultimo número: 9 de enero de 1810.
Pie de imprenta: Niños Expósitos.
Números publicados: 50.
Carácter: Boletín informativo editado por el Virrey Cisneros con el objeto de hacer conocer documentos oficiales y transcripciones de artículos publicados por periódicos españoles.

CORREO DE COMERCIO
Fecha de aparición: 3 de marzo de 1810.
Ultimo número: 6 de abril de 1811.
Pie de imprenta: Niños Expósitos.
Números publicados: 58 y 41 suplementos.
Periodicidad: Semanal.
Precio: Un peso por mes en Buenos Aires.
Número de páginas: 8.
Director: Manuel Belgrano.
Carácter: “una acusación contra el gobierno español...” según las palabras de su Director. Difundió y apoyó las ventajas de la evolución comercial y el progreso industrial.

GAZETA DE BUENOS-AYRES
Otros títulos: Gazeta Ministerial (3/4/1812 al 1/1/1815). Gazeta de Gobierno (5/1/1815 al 1/4/1815). Gazeta de Buenos-Ayres (29/4/1815 al 12/9/1821).
Fecha de aparición: 7 de junio de 1810.
Ultimo número: 12 de septiembre de 1821.
Pie de imprenta: Niños Expósitos, Independencia, Gandarillas, Álvarez, Sol.
Números publicados: 590 ordinarios, 185 extraordinarios y 53 suplementos.
Periodicidad: Semanal (jueves); posteriormente, martes y viernes.
Director: Mariano Moreno. Posteriormente, Deán Gregorio Funes, Pedro Agrelo, Vicente Pazos Silva, Nicolás Herrera, Manuel José García, Bernardo Monteagudo, fray Camilo Henríquez, Julián Álvarez, Bernardo Vélez y Manuel Antonio Castro.
Carácter: Vocero de la Revolución.

El decreto que autorizó su publicación decía: "¿Por qué se ha de envolver la administración de la Junta en un caos impenetrable a todos?... El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes...."

EL CENSOR
Fecha de aparición: 7 de enero de 1812.
Ultimo número: 24 de marzo de 1812.
Pie de imprenta: Niños Expósitos.
Números publicados: 12, 5 suplementos y 2 bandos.
Periodicidad: Semanal.
Director: Vicente Pazos Silva.
Carácter: Moderadamente opuesto a la prédica de Monteagudo. Según Juan Canter “guardando todas las características (de la Gazeta) en lo que se refería al papel, tipos, viñetas, bigotes, disposición y división del periódico".

MÁRTIR 0 LIBRE
Fecha de aparición: 29 de marzo de 1812.
Ultimo número: 25 de mayo de 1812.
Pie de imprenta: Niños Expósitos.
Director: Bernardo Monteagudo.
Números publicados: 9 (el último lleva el Nº 8, repetido).
Carácter: Opositor al gobierno.

EL GRITO DEL SUD
Fecha de aparición: 14 de julio de 1812.
Ultimo número: 2 de febrero de 1813.
Pie de imprenta: Niños Expósitos.
Director: De acuerdo con diversos investigadores, Francisco José Planes, Julián Álvarez o Vicente López y Planes (no existe uniformidad de criterios).
Números publicados: 30.
Periodicidad: Semanal.
Forma: Variable.
Carácter: De acuerdo con e, prospecto explicativo: “El pensamiento y la razón han recobrado su libertad y su energía y podrán ser aplicados en el adelantamiento de la industria y de las ciencias”.

Caracteres: 10.954

Usuarios Online  

my widget for counting
contador