2015 - 2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Domingo, 22 Julio, 2018 18:30
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

 

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

MOVIMIENTO OBRERO / FELIPE VALLESE

FELIPE VALLESE / DETENIDO DESAPARECIDO EN LA CAPITAL FEDERAL EL 23 DE AGOSTO DE 1962

FELIPE VALLESE ERA OBRERO METALÚRGICO, DESAPARECIDO EL 23 DE AGOSTO DE 196.
Se cumplirán 53 años de su desaparición….

UNA HISTORIA DE VIDA

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

20 de agosto del 2015 *

Es una historia de vida, la de FELIPE VALLESE. Era obrero metalúrgico, su identidad política partidaria: peronista. Corrían los tiempos de la proscripción y del decreto dictatorial 4161, todo lo peronista era pasible de cárcel y persecución...

Felipe Vallese fue desaparecido, se dice que fue el primer desaparecido...

Si bien la historia de Felipe está llena de injusticias, es la historia de un pueblo que tiene sus alforjas llenas de injusticias reiteradas...

Felipe Vallese había nacido en el barrio de Flores, la entonces Capital Federal, el 14 de abril de 1940, cuando lo desaparecieron tenía tan solo 22 años. Su infancia fue dolorosa, su historia es aún más cruel.

A casi 53 años de aquel día de su detención y posterior desaparición de un sujeto político, un trabajador, un hombre comprometido con sus ideales es desaparecido hasta la fecha.
En este sentido entregamos esta biografía sobre Felipe Vallese, parte todo esto de una larga resistencia de un pueblo que no se avino a renunciar jamás por lograr y tener sus derechos.

QUIEN ERA FELIPE VALLESE

Felipe Vallese, tenía 22 años y trabajaba como obrero metalúrgico.

Felipe nació el 14 de abril de 1940 en el barrio de Flores.

El joven vivió una infancia dolorosa.

En 1957, Felipe asiste a una escuela secundaria nocturna y se gana la vida como operador de máquinas en TEA (Transfilación y Esmaltación de Alambres) Al año siguiente, lo eligen delegado sindical. Tenía 18 años. En febrero de 1958 participa de las movilizaciones estudiantiles en favor de la enseñanza laica y termina expulsado del colegio.

En 1958 sufre cárcel, va preso a la cárcel de Caseros, por organizar un paro. Vuelve a ser arrestado en enero 1959, por respaldar la huelga del frigorífico Lisandro de la Torre, en el barrio de Mataderos. Lo envían a un buque cárcel de la marina junto con dirigentes más veteranos, como Sebastián Borro y Armando Cabo.

En abril de 1959, representantes de diversas agrupaciones juveniles peronistas realizan una asamblea general en el Sindicato de Empleados de Farmacia, cedido por Jorge Di Pascuale, el joven conductor del gremio, de tan solo 27 años.
Del encuentro surge la Mesa Ejecutiva de la Juventud Peronista, integrada por Gustavo Rearte, Héctor Spina, Tito Bevilacqua, Tuli Ferrari y Felipe Vallese.

El gobierno de Arturo Frondizi aplica con intensidad el Plan de Conmoción Interna del Estado (Conintes). Más de 3.500 personas son detenidas; en su mayoría peronistas. Miles de estos contribuyeron, con sus votos, al triunfo del presidente Arturo Frondizi, que ahora los persigue y encarcela. Luego del pacto Perón – Frondizi. Aunque, 836.000 votos fueron en blanco, por la actitud militante y disidente de la Resistencia Peronista.

EL PEDIDO POR FELIPE VALLESE

Un solo abogado presenta dos mil quinientos habeas corpus: su nombre es Fernando Torres y estaba vinculado desde 1954 a la Unión Obrera Metalúrgica. Entre los jóvenes militantes apresados y condenados a prisión, se encentraban: Dardo Cabo, Carlos Alberto Burgos, Gustavo Rearte, Tuli Ferrari, Héctor Spina, Jorge Rulli, Envar el Kadri y Felipe Vallese. Casi todos ellos, con el paso de los años, se convertirán en figuras de la Juventud Peronista, asociados a su etapa más combativa.

El 27 de marzo de 1962, los militares destituyen a Arturo Frondizi y lo mandan preso a la isla de Martín García. Dos días después colocan en la Casa Rosada al presidente del Senado, José María Guido, un legislador por Río Negro.

"El 23 de agosto de 1962, siendo aproximadamente las 23:00, Felipe sale de su casa. En Morelos y Canalejas (hoy Felipe Vallese) se despide de su hermano mayor, Ítalo. Se dirige por Canalejas hacia la calle Caracas. Al llegar a la altura de Canalejas al 1776, es interceptado por varios hombres. Se aferra a un árbol, tratando de aferrarse a la vida, lo golpean. Logran reducirlo y lo introducen en una estanciera.

Simultáneamente, en Plaza Irlanda, a pocas cuadras, otro grupo levanta a su hermano. Son trasladados a la comisaría primera de San Martín (provincia de Buenos Aires) y en días posteriores van siendo detenidos otros compañeros, compañeras y amigos de Felipe. En esta seccional son torturados y vejados. El 3 de septiembre recién se los "blanquea", bajo los cargos que Felipe poseía panfletos, libros y propaganda peronista. El caso toma estado público por la desaparición de estas personas. Dos jueces toman el caso, declaran falsas las acusaciones y después de tres meses de estar detenidos, torturados y humillados, son dejados en libertad. Pero Felipe Vallese no está entre ellos. Las informaciones que han podido anudarse permiten señalar que fue trasladado a un destacamento de José Ingenieros y luego a la comisaría de Villa Lynch. Es allí donde se pierde su existencia y se lo considera desaparecido. Se supone que murió en una de las sesiones de tortura".

"Felipe está allí, en la primera de San Martín, en la que ha sido introducido por los fondos. Se quejan de que "lo han reventado". Mercedes Cerviño, otra detenida le grita que siga hablando. Pero poco después, ante el silencio, comprende que Felipe se ha desmayado. Al rato, la policía se lo lleva del calabozo, al que ya no vuelve".

En aquellos días y muchos años posteriores se dijo siempre lo mismo: El primer detenido desaparecido de nuestra historia contemporánea, siempre te recordaremos y gritaremos compañero Felipe Vallese ¡Presente! Sigue siendo la consigna y una forma de evitar que el olvido derrote a la memoria.

A la "Fuerza Brutal de la Anti Patria", le opondremos la "Fuerza Popular Organizada".
JUAN DOMINGO PERÓN

FUENTE: aguantelamanga, Federación de Entidades de Fomento y Organizaciones Libres del Pueblo de Quilmes y fuentes propias.

* Primera versión el 23 de agosto del 2007. Corregida y actualizada el 15 de agosto del 2015.

Caracteres: 10.646

NOTA PERIODÍSTICA DE EL DIARIO EL MUNDO DE ESPAÑA

Luego del silencio inmediato, la versión sobre la desaparición de Vallese trasciende.
El diario "El Mundo" publica el 25 de agosto, el siguiente artículo titulado "Como en Chicago":

"Rarísimo el suceso en Flores Norte, que la policía dice ignorar. Frente al 1776 de Canalejas, a las 23.30 horas del jueves, un hombre fue secuestrado. Desde hacía varios días había autos "sospechosos" en las inmediaciones. Una estanciera gris frente a aquel número, un Chevrolet verde en Canalejas y Donato Álvarez y un Fiat 1100 claro en Trelles y Canalejas. Dentro de ellos, varios hombres y otros en las inmediaciones de los coches. A la hora citada, el automóvil de Donato Álvarez hizo guiños con los focos señalando el avance del hombre. Le respondieron y todos convergieron sobre él. Se le echaron encima y lo golpearon. Y pese a que se aferró con manos y uñas al árbol que están frente al número señalado, lo llevaron a la estanciera gris que partió velozmente, con las puertas abiertas. Los gritos de desesperación, que habían comenzado con la agresión poblaban la noche y atrajeron a todos los vecinos que, alarmados, dieron otro tono a la cuadra. Todos corrieron. Algunos quisieron acercarse, un hombre armado, pistola 45 en mano, los detuvo. "Esto no es para ustedes, piénsenla si no quieren ligarla". Y se tuvieron que ir, viendo, inermes, cómo en plena ciudad se raptaba un hombre."

Junto a Vallese, fueron secuestrados su hermano mayor Italo, Francisco R. Sánchez, Osvaldo Abdala, Elba R. De La Peña, Rosa Salas, Mercedes Cerviño de Adaro, Felipe Vallese (h) de 3 años de edad y dos niñas de 8 y 10 años, hijas de una de las detenidas. Todos fueron sometidos a las consabidas torturas mientras repiqueteaba la pregunta "¿dónde está Rearte?". Como la emblemática pregunta "¿dónde está Tanco?" de la Operación Masacre de 1956, a Vallese lo interrogaban por el militante de la Juventud Peronista Alberto Rearte. Su hermano Italo lo vio destrozado. En la golpiza, Vallese debe haber muerto y su cuerpo ocultado. Felipe Vallese nunca apareció, ni vivo ni muerto.
Las denuncias fueron masivas y desde el sindicalismo corrieron especialmente por cuenta de los dirigentes metalúrgicos Augusto T. Vandor y Rosendo García con el asesoramiento letrado del Dr. Fernando Torres.

Diez días después la evidencia y los testimonios de los detenidos luego blanqueados fueron aplastantes. La patota de la Unidad Regional de San Martín había estado comandada por el Oficial Principal Juan Fiorillo.

El intento oficial de desmentir los sucesos se expresan en un comunicado formal del Jefe de Policía bonaerense que, releído luego de 40 años, suena como un lugar común: "Detenidos el 23 de agosto de 1962 en la localidad de José Ingenieros, partido de Tres de Febrero, por una comisión del servicio de calle de la Unidad Regional de San Martín, cumpliendo directivas de la superioridad para la prevención y represión de actividades subversivas y disolventes, al mando de Juan Fiorillo…"

Así, la policía no incluía a Felipe Vallese entre los detenidos y quitaba la Capital Federal como escenario del crimen. Un impensado elogio a lo mejor de Vallese surge del mismo comunicado de la policía: "…Los detenidos tenían abundante propaganda peronista-comunista, panfletos cuyos títulos decían "Contra los préstamos del F.M.I. que atentan contra la soberanía del país" y "No queremos préstamos que engorden a los enemigos del pueblo". Firmado: JUVENTUD PERONISTA."

Suceden las gestiones públicas y judiciales y no se esclarece la suerte corrida por Vallese. Diez meses después, en junio de 1963,"La Fraternidad" publica una solicitada reclamando por la aparición de Vallese. El gran título es premonitorio para la década siguiente: "¿PUEDE DESAPARECER UNA PERSONA?".El final del texto, luego de reclamar enfáticamente por la aparición de Vallese dice "medite quien lea este alegato: mañana puede tocarle "desaparecer".

El caso de Felipe Vallese es paradigmático por los elementos que lo componen: las consignas políticas que como militante reivindicaba, su condición de víctima de desaparición forzada e involuntaria, la impunidad de la bonaerense, la aterradora precisión de quienes reclamaban por una desaparición y la infinita lucha por mantener la memoria del desaparecido.

La lucidez de Paco Urondo debe haber advertido todas las dramáticas aristas y matices que hacen a esta historia. Por eso su novela "Los pasos previos" incluye el caso Vallese Sin saberlo, describió en él, a otros miles que como un eco, se repitieron interminablemente.

contador

my widget for counting
contador