Los libros no están hechos para pensar, sino para ser sometido a investigación.

Umberto Eco

 
2015

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Lunes, 30 Mayo, 2016 14:34
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

EL TIEMPO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

MOVIMIENTO OBRERO / HISTORIA / ESPECIAL: EL CORDOBAZO

EL CORDOBAZO UNA REBELIÓN POPULAR / EL PERSONAJE AGUSTÍN TOSCO

AGUSTÍN TOSCO, insoportablemente, sencillo, honesto, coherente y…
Un dirigente obrero

Por Juan Carlos Cena especial para Villa Crespo Digital

29 de mayo del 2015 *

"La historia de la humanidad es un proceso regular, pero éste no tiene lugar independientemente de los hombres, sino que son los hombres los que lo llevan a cabo, formulando las tareas propias de este movimiento y resolviéndolas de acuerdo a las condiciones históricas, por lo que la actividad de los hombres no puede dejar de tener una importancia enorme en las historia." D. Plejanov -El papel del individuo en la historia.

Ese es el papel que le toco cumplir al Gringo en la historia.

Siempre o casi siempre cuando se trata de recordar a un hombre como Agustín Tosco se parte desde el mármol o desde el bronce. Pareciera ser que la marmolización de su figura es el objetivo académico. Es decir, se lo recuerda de una forma pueril y fría. Diferenciándose abismalmente de cómo lo recuerdan sus compañeros en todo momento y a cada rato, en cada acción a emprender, y en el que diría el Gringo o que haría el Gringo. Otros, oportunistas y esquivadores de los verdaderos valores de Tosco, intentan instalar entre los jóvenes una consigna anti dialéctica como: Queremos ser como Tosco. El propio Gringo la rechazaría. Del mismo modo el Che Guevara. El queremos ser, marca un techo, no se puede ser más que él. Siendo que el actor fundamental en el proceso de desarrollo de la humanidad es ese sujeto llamado Ser Humano a través de su superación permanente. ¿Cómo podemos ser igual que él? ¡NO! Debemos ser mejor que ellos partiendo de lo que fueron ellos. Es el mejor homenaje que podemos rendir a todos esos hombres que cumplieron un papel fundamental en la historia de la humanidad. Sí, puedo asegurar, que se sentirían complacidos por haber dejado una profunda huella en la tierra para que otros sigan caminando por ese mismo rumbo u otro mejor.

Tosco fue esos hombres que militó la terquedad de la esperanza, un autodidacta, anduvo siempre en la búsqueda de ampliar el conocimiento, como una manera de ser cada vez más libre, buscó perfeccionarlo a través de la lectura y el estudio, éste fue uno de las modalidades para ampliar el conocimiento, tanto humanísticos, políticos o técnicos; el otro, fue el de bucear en las aguas profundas de la practica concreta, combinaba la teoría con esa práctica, en un ejercicio permanente de comprobación.

En 1952 fue nominado en asamblea como Secretario del Cuerpo General de Delegados, organismo que tiene la representación de todas las secciones de la empresa. Evidenciando su capacidad, su empuje, organizó una lista para renovación parcial del Consejo Directivo del Sindicato Luz y Fuerza de Córdoba en 1953. Fue por su Iniciativa que nació el periódico "Electrum", órgano informativo del Sindicato, cuya vida se extiende hasta hoy, con las Interrupciones Impuestas por las intervenciones al gremio.

No hay una fecha precisa de cuando Tosco conoce a don Pedro Milesi, uno de sus formadores y maestros, pero la más certera es en los 60. Don Pedro, fue objetor de conciencia al servicio militar, allá por 1908. Milesi en su andar por el país crea con otros los Centros de Estudios Sociales, donde arrendatarios, colonos y peones aprendía a leer y escribir. Participa en El grito de Alcorta. Don Pedro fuera de crear bibliotecas por donde viajaba, impulsaba a los trabajadores y campesinos a organizarse. Después de un largo recorrido vivencial se estaciona en las sierras de Córdoba, más precisamente en Bialet Massé. Hasta allá viajaba el Gringo Tosco para ver a Don Pedro. Largas charlas se sucedían en medio de crepitantes asados hechos por el Gringo, incorpora a través de esas discusiones humeantes nuevas lecturas e ideas. Todo rondaba sobre el socialismo, los métodos de lucha y la cultura obrera. La lectura inevitable y comentarios de los clásicos. Tosco se enriquece y retransmite las enseñanzas a sus compañeros, fue una constante.

No fue el único con quien cambió pareceres, debatió siempre con otros, no como una contienda sino para agrandar el campo de su conocimiento. Única manera de ser libres. Tosco partió siempre desde de un lugar difícil de comprender en este mundo egoísta e individualista: la sencillez, la honestidad, la solidaridad y la coherencia. De donde se desprende la necesidad que tenía de compartir y socializar el conocimiento adquirido con el otro, con los otros y enriquecerlo.

"Ya en otra época, y por razones de seguridad, él estaba siempre en el 4ª piso del Sindicato, él se instalaba ahí a trabajar y comía dentro del Sindicato. El mismo hacía la comida no sólo para él sino para los compañeros que se quedaban; lo hacía porque Ir a comer a un restaurante o comprar comida era mucho gasto para el Sindicato. Yo le cebaba pavas y pavas de mate amargo y charlábamos, le Iba a comprar cigarrillos, él fumaba Parliament." Dice Carlos Masnij compañero del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba.

Amó los libros, los acarreo en la clandestinidad junto a su máquina de escribir portátil. La música fue su compañera en las soledades de la vida clandestina. Compuso poemas y canciones. La más linda, creo, fue Vidalita del Socialismo. Que la entonaba con su guitarra con las cuerdas colocadas al revés para poder así tocar, le faltaba un dedo. Cada visitante debía escucharla. Sus compañeros lo cuidaron con celo. ¨No éramos guarda espaldas, como ellos mismos dicen: fuimos elegidos en asamblea. Intimamos con él, discutíamos hasta quedar roncos… Sabía de nuestro sacrificio por abandonar la familia para cuidarlo a él. Siempre se preocupó por nuestra vida personal como cuando atendía en su oficina en el Sindicato. Primero estaban los compañeros que lo venían a ver por cualquier problema, luego lo demás¨, Carlos Masnj.

Quiero pintar esta escena que tiene que ver con la memoria popular, para graficar la memoria colectiva que se tiene del Gringo, a pesar del tiempo. Recuerdo que el día 19 de diciembre del 2001 estaba en Córdoba, más precisamente en el Sindicato de Luz y Fuerza. Una feroz represión se había desatado contra los trabajadores municipales a pocas cuadras de allí. Gases, palos y balas de un lado, piedras y barricadas del otro. Retrocediendo a piedrazos limpios llegaron hasta las cercanías del Sindicato de Luz y Fuerza en medio de una nube de gases y humo. Desde esa bruma fantasmal en la que entraban y salían los trabajadores en lucha, en una acción de enfrentamiento y resistencia contra las fuerzas policiales, se desprendía desde su interior un fuerte grito colectivo ¡Vamos al sindicato del Gringo! ¡Vamos al sindicato de Tosco! ¡Vamos, vamos, que nos agarren estos, carajo!

Las puertas del sindicato se abrieron. Entraron en tropel, en primer lugar los dirigentes y heridos que iban a la cabeza de la protesta. Luego se cerraron esos inmensos portales, comenzaba el recuento de compañeros y la cura de los heridos. Por esos tiempos, el Sindicato de Luz y Fuerza estaba enfrentado al gobierno, resistiendo contra la privatización de la Empresa de Luz de Córdoba.
De paso digo que EPEC fue la única empresa del país que no se privatizó por la resistencia de los trabajadores del Sindicato de Luz y Fuerza, es decir, del Sindicato a la cual pertenecía el Gringo. No es una mera noticia. Resistir de esa manera como lo hicieron, ante el encanto privatista, es transpirar lo que se mama, es decir, las enseñanzas políticas y de conductas de la vida del Gringo Tosco y sus compañeros que, muchos de ellos cayeron inmolados por la represión como el Titi Di Toffino, Cafaratti, Bazán, entre otros, durante la dictadura militar
Abrir las puertas al otro, a los otros, a los compañeros en lucha, en medio de su propia contienda, es rendir homenaje siempre y en la práctica concreta a quién un día fue uno de los más importantes dirigentes gremiales del país.

¡Que manera de resistir! Que hubiera dicho el Gringo! El Gringo, siempre está enredado entre las palabras y decires de compañeros que no lo conocieron, pero que escucharon sus enseñanzas trasmitidas a través de los otros. Siempre recordándolo. La figura y su ejemplo está instalada en el inconciente colectivo de los trabajadores y el pueblo que lucha por un mundo mejor.

Como dice Paul Valery: Lo que queda de un hombre es aquello, que su nombre hace pensar.

Primera versión publicada el 28 de mayo del 2008. Corregida y actualizada.

Caracteres: 8449

Usuarios Online  

my widget for counting
contador