2017

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Martes, 21 Febrero, 2017 18:26
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres. / Heinrich Heine (1797-1856) Poeta alemán.

LIBRO RUBEN DARIO

 

 

EL TIEMPO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

 

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

Federico García Lorca

“Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos”.

Sir Francis Bacon

 

REVOLUCIÓN RADICAL
El 4 de febrero de 1905

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

14 de febrero del 2017

Antes de estos días, los radicales habían sufrido fracturas y dispersión. En 1890 y 1893 y luego de los fallidos alzamientos había llegado un proceso de debilidad, a todo esto se sumaba el suicidio de un referente como era el líder Leandro N. Alem producido en 1896.
La Unión Cívica Radical quebrantada, debía sobrellevar la disputa entre Bernardo de Irigoyen e Hipólito Yrigoyen, que terminó por desactivar el nuevo partido.
La reorganización del partido vendrá de la mano de la entrada en el nuevo siglo y en la figura del conocido como el Peludo Yrigoyen. Este comenzará su reconstrucción y su figura comenzará a agigantarse, ya que unía el carisma que desplegaba y un temperamento, se dice, algo esquivo, pero, Hipólito Yrigoyen tenía cada vez más seguidores.

Con todos los núcleos radicales organizados por el país, Yrigoyen se pone a organizar lo que será un levantamiento donde participan, además de los radicales, oficiales jóvenes del ejército y otros actores sociales más apegados a la ascendente clase media.

La proclama estará basada en desnudar al unicazo, su gobierno, el mentor, Julio Argentino Roca y los vicios que ya acumula el régimen conservador.

En estos años, la inmigración era impresionante, la composición social de nuestro país modificaba y las grandes urbes se industrializaban al calor del modelo agro exportador.
Los trabajadores y obreros inundaron las ciudades y especialmente Buenos Aires, la novel Capital Federal que llegó a albergar, según el censo de 1914, a un 49,2 por ciento de inmigración.

Además había comerciantes, pequeños propietarios, quienes vieron en Hipólito Yrigoyen una alternativa política válida.

En 1905, estaba en la presidencia Manuel Quintana, por tal motivo, los radicales decidieron que era el momento oportuno para la revolución.

El proceso rebelde se inicia en la madrugada del 4 de febrero en Buenos Aires; en ese momento se quiso tomar el Arsenal de Guerra, sin embargo, el intento fue sofocado y los alzados sólo lograron ocupar algunas comisarías de la Capital Federal por sólo ese día.

En cambio, los radicales de Córdoba, Rosario, Bahía Blanca y Mendoza tuvieron mayor éxito, aunque, el día 8 de febrero ya no había focos revolucionarios. Muchos activistas fueron apresados y enviados al penal de Ushuaia; otros huyeron hacia países vecinos.

Hipólito Yrigoyen se presentó en el mes de mayo ante la justicia declarándose único responsable de la revolución. Al año siguiente una Ley del Congreso otorgó el indulto a todos ellos.

A pesar del fracaso, Yrigoyen se convirtió desde entonces en el líder indiscutido del radicalismo y capitalizó el movimiento social emergente. Mientras, en el PAN, que hasta entonces gobernaba, se evidenciará la fractura entre los seguidores de Roca y aquellos moderados que terminarían triunfando, liderados por Carlos Pellegrini y Roque Sáenz Peña.


Caracteres: 3339


Usuarios Online  

 

my widget for counting
contador