2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Jueves, 3 Mayo, 2018 21:13
 
 

 

 

 

CHACARITA - BALDOMERO FERNÁNDEZ MORENO

 

BALDOMERO FERNÁNDEZ MORENO

BREVE BIOGRAFÍA Y POEMARIO

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

2 de mayo del 2018

Baldomero Fernández Moreno nace el 15 de noviembre de 1886 en la novel Ciudad de Buenos Aires, en el barrio de San Telmo, Comuna 1. Desde muy pequeño vivió en España.

En 1912 se recibió de médico y ejerció en ciudades de la provincia de Buenos Aires, como médico rural.
Se dice que no muy conforme con su profesión comenzó a dictar clases de literatura y a escribir para distintos diarios de la época.

En 1915 editó su primer libro de poemas, “Las iniciales del misal” y a partir de entonces publicó un número importante de poemarios, donde escribió memorables versos con un estilo sencillo y efectivo.

Fue académico de número en la Academia Argentina de Letras.
Su poesía se la considera universal y nacional al mismo tiempo.
Uno de sus poemas más conocidos es SETENTA BALCONES Y NINGUNA FLOR.

Inmortalizó la estética de los barrios porteños y la cálida placidez de las provincias y sus características rurales.
Cabe mencionar también «Una estrella», «El poeta y la calle», «Soneto de tus vísceras» y «La vaca muerta», o sus libros de poemas Versos de Negrita, Intermedio provinciano y Ciudad.
Muere el 7 de junio de 1950 de un derrame cerebral.


AROMAS

Cuando regreso a casa no me lavo las manos
si es que he estado contigo un instante no más,
el aroma retengo que tú dejas en ellas
como una joya vaga o una flor ideal.

Por aquí huelo a rosas y por allá a jazmines,
alientos de tus ropas, auras de tu beldad,
aproximo una silla y me siento a la mesa
y sabe a ti y a trigo el bocado de pan.

Y todo el mundo ignora por qué huelo mis manos
o las miro a menudo con tanta suavidad,
o las alzo a la luna bajo las arboledas
como si fueran dignas de hundirse en tu cristal.

Y así hasta media noche cuando vuelvo rendido
pegado a las fachadas y me voy a acostar,
entonces tengo envidia del agua que las lava
y que, con tu perfume, da un suspiro y se va.

 

FUENTES: poemas del alma, varias y fuentes propias.

Caracteres: 3415

 

LA TORRE MAS ALTA

—«La torre, madre, más alta
es la torre de aquel pueblo,
la torre de aquella iglesia
hunde su cruz en el cielo.

»Dime, madre, ¿hay otra torre
más alta en el mundo entero?»
—«Esa torre sólo es alta,
hijo mío, en tu recuerdo».


LOS AMANTES

 

Ved en sombras el cuarto, y en el lecho
desnudos, sonrosados, rozagantes,
el nudo vivo de los dos amantes
boca con boca y pecho contra pecho.

Se hace más apretado el nudo estrecho,
bailotean los dedos delirantes,
suspéndese el aliento unos instantes...
y he aquí el nudo sexual deshecho.

Un desorden de sábanas y almohadas,
dos pálidas cabezas despeinadas,
una suelta palabra indiferente,

un poco de hambre, un poco de tristeza,
un infantil deseo de pureza
y un vago olor cualquiera en el ambiente.

 

SETENTA BALCONES Y NINGUNA FLOR

Setenta balcones hay en esta casa,
setenta balcones y ninguna flor.
¿A sus habitantes, Señor, qué les pasa?
¿Odian el perfume, odian el color?

La piedra desnuda de tristeza
¡dan una tristeza los negros balcones!
¿No hay en esta casa una niña novia?
¿No hay algún poeta lleno de ilusiones?

¿Ninguno desea ver tras los cristales
una diminuta copia de jardín?
¿En la piedra blanca trepar los rosales,
en los hierros negros abrirse un jazmín?

Si no aman las plantas no amarán el ave,
no sabrán de música, de rimas, de amor.
Nunca se oirá un beso, jamás se oirá un clave...

¡Setenta balcones y ninguna flor!


contador

my widget for counting
contador