2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Jueves, 21 Junio, 2018 19:25
 
 

 

 

 

 

HISTORIA / MARIANO MORENO

MARIANO MORENO

Figura dominante de la Revolución de Mayo

El fundador de la Gazeta

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

21 de junio del 2018 *

Figura dominante de la Revolución de Mayo, de mirada penetrante y el rostro visible por los estragos de la viruela, cuando estas provincias intentaban resolver sus problemas por sí mismas.

Abogado, 30 años, fundador de la GAZETA DE BUENOS AIRES, su pluma diseñó la Representación de los Hacendados, pero también el PLAN DE OPERACIONES.

Ferviente jacobino, tradujo el Contrato Social de Rosseau y lo entregó por capítulos a través de la GAZETA, amputándole el capítulo titulado "Sobre la religión civil"; para evitar polémicas confesionales que dividan al frente democrático.

Los MANDONES, término utilizado por el discurso patriota, del cual Moreno hace gala para definir a los españoles que lejos de sus hogares, son dueños de los empleos con todo el ascendiente que da sobre los que lo obedecen, es noble desde su ingreso; son los representantes de ese espíritu mercantil de Cádiz fecundo en arbitrios para perpetuar en las Américas la triste condición de una factoría.

El flamante Secretario de Gobierno y Guerra de la Revolución, "el sabiecito del sur", según French, funda la GACETA el 2 de junio, a partir de aquí las cuestiones políticas relacionadas con la marcha revolucionaria, los problemas militares y todo lo atinente a la información periodística, se haría a través del órgano oficial.

Moreno sabía que el proceso revolucionario sería atacado, su pluma lúcida redacta uno de los tantos decretos que aprueba la Junta donde ordena: "Que se prenda y castigue con rigor al que de obra o de palabra pretenda sembrar divisiones o descontentos... Se declara responsable ante el gobierno a cualquiera que no avise todo proyecto o conspiración contra las autoridades o contra la seguridad de algunos particulares".

Moreno y sus seguidores comprenden que sostener y profundizar la revolución significa ampliarla y sumar al interior contra las aspiraciones absolutistas y por un "nuevo sistema" de libertad y soberanía popular.

Han obtenido el apoyo de Santa Fe, Entre Ríos, Misiones y Corrientes, hacia ellos el Secretario se dirige afirmando: "Cualesquiera que hable o vierta especies contra el nuevo Gobierno será remitido preso a esta Capital... No se detenga en separar de esa jurisdicción a todo hombre sospechoso".

El absolutismo mueve rápidamente sus piezas, desde Montevideo la contrarrevolución está en marcha; en Paraguay fuerzas encontradas pujan por apoyar o boicotear la revolución; el Alto Perú dominada por las grandes familias mineras; en Chile la situación es confusa, pero el foco contrarrevolucionario se encuentra en Córdoba, donde el Cabildo se ha pronunciado por el "absolutismo" y ha nombrado a Santiago de Liniers como jefe militar.

La expedición al mando del Coronel Ortiz de Ocampo lleva instrucciones precisas: apresar a los dirigentes contrarrevolucionarios y remitirlos prontamente a Buenos Aires para su juzgamiento, indicando que no se debe prestar atención a las voces conciliadores, incluyendo al Dean Funes.

La profundidad de los acontecimientos hace que la Junta decida con la iniciativa de Moreno y el apoyo de Castelli y Paso a que: "La junta manda que sean arcabuceados don Santiago de Liniers, don Juan Gutiérrez de la Concha, el obispo de Córdoba don Joaquín Rodríguez, el Coronel Allende y el oficial real don Joaquín Moreno".

Convencido por el Deán Funes, Ortiz de Ocampo desobedece las indicaciones de la Junta, defiriendo la ejecución, Moreno furioso contesta entonces: "La obediencia es la primera virtud de un general y la mejor lección que ha de dar a su ejército, de la que debe exigirle en el acto de un combate".

Será Castelli el hombre indicado para terminar con los cabecillas de la intentona contrarrevolucionaria, el 26 de agosto de 1810 en el paraje Cabeza de Tigre, una descarga de fusilería resuena en nombre de la revolución.

El 9 de septiembre de 1810 la junta lanza un manifiesto donde Moreno informa lo sucedido y explica las reales intenciones de los sublevados de Córdoba: "Es necesario observar que los jefes de Córdoba no nos reprochaban excesos cuya reforma pudiera producir una conciliación; ellos miraban con horror todo desvío del antiguo sistema, querían el exterminio de la Junta y juraban la ruina de los pueblos, siempre que persistiese en el empeño de sostener sus derechos y buscar guías distintas que el ciego impulso de sus corrompidos mandones..." Luego agrega: "No pueden atacarse impunemente los derechos de los pueblos... La tierra peligra y la existencia de estos hombres inquietos era arriesgada en todo punto del suelo. La impunidad de crímenes tan detestables podría ser un ejemplo fatalísimo... No hay arbitrio. Es preciso llenar dignamente este importante deber. Aunque la sensibilidad se resista, la razón suma y ejecuta, la Patriaimperiosamente lo manda”.

Moreno se ha transformado en el conductor de la Revolución, en el político avezado que avanza a paso sostenido, derribando poco a poco el viejo régimen colonial, los jóvenes seguidores confrontan la información de la Gaceta repleta de ansias de igualdad, fraternidad y libertad. De fogosos artículos que son leídos en voz alta. Reclaman y declaman al igual el Contrato Social y los Derechos del Hombre.

PLAN DE OPERACIONES

Manuel Belgrano, que aún en junio de ese año no ha partido hacia el Paraguay, propone redactar en forma secreta un Plan, luego de las deliberaciones la Junta acuerda entregarle esa tarea a Mariano Moreno.

Estos revolucionarios, donde estaban también Castelli, French, Berutti, Vieytes y otros, no encontraban en estas tierras a una burguesía como la francesa que había irrumpido en la Bastilla desarrollando y llevando a buen puerto el proyecto revolucionario.

¿Quien podría en América cumplir esa misión?
¿Quién forjaría la unidad de todos los movimientos emancipadores luego de 1810, desde México hasta Magallanes?
¿Podrían cumplir esa misión los mineros altoperuanos que durante más de dos siglos habían liquidado a miles de mitayos extrayendo de sus profundidades la riqueza mineral?
¿Podrían cumplir esa misión los tenderos de Buenos Aires que extraían sus riquezas del comercio portuario, el contrabando y sus relaciones comerciales con los ingleses residentes?
¿Podrían acaso cumplir esa tarea los hacendados de la América colonial, relacionados con los cabildos, con los funcionarios de la corona, comprando cargos y concentrando la tierra en sus manos?

El último día de agosto dará a luz el "Plan de Operaciones", que anuda objetivos políticos, económicos y de relaciones internacionales.

En el plano político se debe aniquilar el absolutismo consolidando el poder de los revolucionarios, su pensamiento es drástico, su pluma es contundente: "... Temo que si no dirigimos el orden de los sucesos con la energía que es propia, se nos desplome el edificio.... La moderación, fuera de tiempo, no es cordura ni es verdad... Jamás, en ningún tiempo de REVOLUCIÓN, se vio adoptada por los gobernantes la moderación, ni la tolerancia..." luego agrega: "El menor pensamiento de un hombre que sea contrario a un nuevo sistema, es un delito por la influencia y por el estrago que puede causar con su ejemplo y su castigo es irremediable"... "Los cimientos de una nueva república nunca se han cimentado sino con el rigor y el castigo, mezclado con la sangre derramada de todos aquellos miembros que pudieran impedir sus progresos".

Moreno no tiene términos medios, a los enemigos la pena capital, a los partidarios de la revolución que cometan errores la comprensión, a los jefes máximos del absolutismo como generales, coroneles, mariscales de campo, gobernadores y otros se los deberá decapitar.

Crear una red de espías que siembre dudas en el terreno enemigo.
La política de prensa debe estar dirigida a: "difundir todo aquello favorable al gobierno", mientras se le dará poco espacio a los enemigos, y se deberá reducir la cantidad de ejemplares para evitar su divulgación.

SOLA LA UNIÓN HACE LA FUERZA

Como un vaticinio mortal que pende sobre la Revolución, Moreno entiende que sólo: "la unión hace la fuerza" se hace necesario extenderla, apoyar en América todos los procesos revolucionarios, no aislarse.

En la Banda Oriental avanza el espíritu revolucionario de José Gervasio Artigas y sus seguidores.

Establece relaciones con Río Grande do Sul con aquellos que están dispuestos al alzamiento. Apoyar a los chilenos en su lucha contra los realistas.

EL ESTADO

"SE PONDRÁ LA MAQUINA DEL ESTADO... en un orden de industrias, lo que facilitará la subsistencia de miles de individuos".

Moreno esboza la preocupación de crear fuentes de trabajo: "fabricas, artes, ingenios y demás establecimientos como así en agricultura, navegación, etc.". "Una de las ventajas del empleo dado al dinero es que no correrá los riesgos de quiebra que correría en manos privadas".

"El Estado debe procurar todos los recursos que sea menester, tales como semillas, fabricantes e instrumentos. La consecuencia de tal política será producir en pocos años un continente laborioso, instruido y virtuoso, sin necesidad de buscar exteriormente nada de lo necesita para la conservación de sus habitantes".

¿Pero de dónde saldrán los recursos?
"Cerca de 500 o 600 millones de pesos" que se apropiarán a los mineros del Alto Perú, esto descontentará a cinco o seis mil individuos pero las ventajas habrán de recaer sobre ochenta mil o cien mil personas.

Moreno pregunta: "¿Qué obstáculos deben impedir al gobierno, luego de consolidar el Estado sobre bases fijas y estables, para no adoptar unas providencias que aun cuando parecen duras para una pequeña parte de individuos, por la extorsión que pueda causarse a cinco o seis mil mineros, aparecen después las ventajas publicas que resultan con la fomentación de las fabricas, artes, ingenios y demás establecimientos en favor del Estado y de los individuos que las ocupan en sus trabajos?"

Otra de las preocupaciones serán la explotación de los recursos naturales y la defensa para bienestar de todos.

Las actitudes perniciosas de los particulares que van agigantando sus fortunas perjudican al Estado y no "remedian en nada las grandes necesidades de los infinitos miembros de la sociedad".

Es promotor de la nacionalización de la riqueza minera: "Prohibición absoluta a los particulares, dice, para trabajar minas de plata y oro, quedando al arbitrio de beneficiarla y sacar sus tesoros por cuenta de la Nación y esto por el termino de diez años, imponiendo pena capital y confiscación de bienes, con perjuicio de acreedores y de cualquier otro que infringiese la citada determinación".
Quizá sea en sus consideraciones sobre la prohibición de exportar capitales y considerar una "ruina para la Nación" importar mercaderías de lujo a cambio de dinero..."esto es una verdadera perdida para el Estado".

Pero la contrarrevolución está en marcha, Moreno lo sabe, el tiempo se acorta, hay necesidad de promover el crecimiento económico a través de formas nuevas de producción, faltando esa clase social que pueda cumplir la tarea deberá ser el estado quien la lleve a cabo.

Son necesarias las fábricas de armas, pólvora, minería, el apoyo popular es fundamental. Castelli llevará su energía hacia el Alto Perú; liberar a los indígenas y negros esclavos es prioritario. La contrarrevolución apelará a todos los recursos para evitar perder su mano de obra explotada.

El poder económico y de las armas está de parte de Saavedra y el Dean Funes, Moreno cuenta con sus chisperos, los hombres de la revolución, el Regimiento Estrella al mando de French, con los alcaldes de todos los barrios y los jóvenes de la legión Infernal, tiene el apoyo de Azcuénaga, Matheu, Larrea, Alberti y Paso y de los patriotas como Vieytes y Nicolás Rodríguez Peña, pero no es suficiente.

Cada una de sus actitudes exacerba a los contrarrevolucionarios: "la Juntano ha podido mirar con indiferencia que los naturales hayan sido incorporados al cuerpo de castas excluyéndolos de los batallones españoles a que corresponden. Por su clase y expresas declaraciones de su Majestad, en lo sucesivo no debe haber diferencia entre el militar español y el militar indio: ambos son iguales y siempre debieron serlo..."

La profundización de la lucha revolucionaria, la rebelión en la Banda Orientalse hace esperar, Moreno entiende que se acaba el tiempo.

NI EBRIO, NI DORMIDO, todos los ciudadanos son iguales y no deben tener tratos diferentes, Moreno no soporta las diferencias de trato entre los miembros de la Junta Revolucionaria.

EL FINAL
Mariano Moreno camina por las noches de la antigua Buenos Aires armado con dos pistolones bajo su capa negra.

La gran figura de la revolución se embarca con destino a Inglaterra, el mar será su refugio definitivo, el destino revolucionario ha sido truncado por los intereses compartidos de realistas y criollos.

La historia se escribirá dorada, melancólica, algo melodramática, se plasmará en cuadros de la época con hombres de gestos amables y reverentes.

La búsqueda descarnada de los "próceres" nos mostrarán una lucha encarnizada que deja una pregunta: ¿Moreno fue asesinado porque se le suministró una medicación tan fuerte que lo envenenó?

Este artículo fue elaborado en el 2004, nuevamente publicado el 24 de mayo del 2008 y arreglado y modificado en el 24 de mayo del 2010.

Caracteres: 13.387



contador

 

my widget for counting
contador