2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Lunes, 12 Febrero, 2018 18:50
 
 

 

 

 

PRIMERA FUNDACIÓN DE BUENOS AIRES

 

 
LA PRIMERA FUNDACIÓN DE BUENOS AIRES

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

8 de febrero del 2018

Pedro de Mendoza es quien llega primero a estas tierras…

A partir del sábado 3 de febrero a las 11 y hasta las 12 horas en Parque Lezama, ubicado en Brasil y Defensa (esquina del Parque Lezama) en la Ciudad de Buenos Aires se realizó el recorrido por este lugar representativo.


¿Cómo fue el recorrido?

El recorrido hilvana los hechos históricos y circunstancias que desencadenaron la expedición a nuestras tierras del adelantado Pedro de Mendoza y nos introduce en el territorio que se considera escenario de la primera fundación: el Parque Lezama y su entorno.

"La gente no tenía qué comer y se moría de hambre y padecía gran escasez, al extremo que los caballos no podían utilizarse. Fue tal la pena y el desastre del hambre que no bastaron ni ratas ni ratones, víboras ni otras sabandijas; hasta los zapatos y cueros, todo hubo de ser comido. También ocurrió entonces que un español se comió a su propio hermano que había muerto".

La conmovedora descripción pertenece a Ulrico Schmidl, ("Viaje al Río de la Plata", 1567) soldado y cronista de origen alemán que formó parte de la expedición y conformó un importantísimo testimonio sobre los avatares del emprendimiento.

Los primeros habitantes; la relación con los pobladores originarios; los problemas para conseguir alimentos; las características del asentamiento y su trágico destino, forman parte del relato que revive este singular segmento de nuestra historia.

 

RELACIONADO CON:

FUNDACIONES DE BUENOS AIRES

 

PRIMERA FUNDACIÓN DE BUENOS AIRES

La primera fundación de Buenos Aires tuvo lugar en marzo de 1536, fue llevada adelante por Don Pedro de Mendoza (1487-1537), quien fuera designado por Carlos V como adelantado, "para conquistar y poblar las tierras que hay en el Río de Solís, llamado de la Plata". No se sabe con certeza el lugar exacto en el cual fundó la ciudad, no se ha encontrado el acta de fundación.

En esta zona estaban los indígenas querandíes, chanás, mbeguás, charrúas y guaraníes, estos vivían en los alrededores. La actitud de los pueblos parece haber sido amistosa; en tal sentido, las huestes de Pedro de Mendoza y los originarios proceden al intercambio de mercancías españolas a cambio de alimentos provenientes de la caza y la pesca; pero, repentinamente, optaron por interrumpir el contacto y el alimento empezó a escasear entre los españoles.
La resolución era clara, someter a los querandíes, por ello, Pedro de Mendoza organizó una expedición militar al mando de su hermano, Diego de Mendoza, esta es derrotada en las márgenes del río Luján. El 15 de junio de 1536, tuvo lugar una cruel batalla entre los españoles y los originarios Querandíes. Con muertes en ambos bandos, algunos afirman que fueron 40 los españoles muertos y unos 1.000 indígenas, pero, la realidad es que luego de esta cruel batalla, los querandíes se aliaron con otros pueblos y destruyeron la recién fundada ciudad.
Antes de que esto sucediera, el final anunciado, Buenos Aires quedó a merced del hambre y de los esporádicos ataques de los querandíes.

Sobre fines de junio, los querandíes inician el cerco a Buenos Aires y la situación de supervivencia empeoró para los españoles. Los originarios fueron finalmente dispersados pero en la refriega murieron cerca de mil expedicionarios. Gravemente enfermo, Pedro de Mendoza, delegó el mando del poblado al capitán Francisco Ruiz Galán hasta que Ayolas regresara. Magallanes regresa a España en abril de 1537.
La conquista del Río de la Plata quedó en manos de Ayolas y por el resto de los hombres que formaron parte de la expedición original de Pedro de Mendoza, estos continuaron la conquista.
Enrique Larreta afirma en Las dos fundaciones de Buenos Aires: Eso será en otras partes. Cuanto a los de esta nación, en vez de espantarse del caballo, nos lo cogen con un aparejo de bolas de piedra que ellos usan para cazar camellos.
¿Camellos? ¿Qué los hay también aquí?

Yo no los vide, sino de lejos; pero los hay; sólo que son más menudos y sin joroba, y muy corredores.
Algunas cosas excepcionales en la expedición de Mendoza fue la presencia de las mujeres, si bien esto no era permitido, muchas de las que arribaron a estas tierras lo hicieron disfrazadas de hombres.
Nuevamente Larreta afirma: En la expedición de Mendoza, como gran excepción, vinieron muchas mujeres. Estaba prohibido. Algunas se embarcaron con disfraz y conservaron siempre el traje varonil.
En los momentos duros llevaban daga y estoque.
En una carta de Isabel de Guevara que escribe a la princesa Juana, gobernadora de España, en ausencia de su hermano Enrique II, le describe la hambruna que sufren en el puerto de Santa María de Buenos Aires.
No nos quedaban ni ratas ni ratones ni culebras ni sabandija alguna que nos remediara en nuestra gran necesidad e inaudita mísera.

Llegamos a comernos los zapatos y cueros todos, afirma Thon Pietro de Montosa en el cuento de los ahorcados.
Siguiendo con la carta de Isabel se dicen otras cosas: Estamos a orillas del Riachuelo: Vinieron los hombres en tanta flaqueza, que todos los travajos cargaron de los pobres mugeres, así en lavarles las ropas como en curarles, hacerles de comer lo poco que tenían, alimpiarlos, hacer sentinela, rondar los fuegos, armas las ballestas, queando alguna vez los yndios les venían a dar guerra… dar arma por el campo a bozes, sargenteando y poniendo en orden los soldados; porque en este tiempo, como las mugeres nos sustentamos con poca comida, no havíamos caydo en tanta flaqueza como los hombres.

Más adelante escribe:

Pasada esta tan peligrosa tubonada, determinaron subir el rio arriba, así flacos como estavan, y en entrada de ynvierno, en dos bergantines, los cpocos que quedaban vivos; las fatigadas mugeres los curvan y los miravan y les gusavan la comida, trayando la leña a cuestas de fuera del navío y animándolos con palabras varoniles que no se dejasen morir, que pronto darían en tierra de comida, metiéndolos a cuestas en los bergantines con tanto amor como si fueran sus propios hijos, y como llegamos a una generación de yndios que se llamaban timbues, señores de mucho pescado, de nuevo, le servíamos en buscarles diversos modos de guisarlo por que no les diese en rostro. *
Las partes de la carta están textuales, su ortografía es de la época, es castellano antiguo.

Pedro de Mendoza muere en la carabela Magdalena cuando regresa a España, era el 23 de junio de 1537, habían pasado casi tres años desde el momento que emprende el viaje, el 24 de agosto de 1534, de San Lucar de Barrameda, nombrado adelantado el 21 de mayo de 1534 * el monarca firma en Toledo las capitulaciones que le otorgan a don Pedro de Mendoza el título de adelantado, gobernador y capitán general de los territorios a conquistar entre los 25º y 36º de latitud sur.

Los adelantados eran oficiales del rey, un oficial de la Corona castellana durante la Baja Edad Media tuvo competencias judiciales y gubernativas.

Emplazamiento de la primera ciudad
El primer fuerte parece que estuvo en algunos posibles lugares:
En las inmediaciones de Parque Lezama.
La Vuelta de Rocha en La Boca.
Alto de San Pedro en la actual Plaza San Martín.
Sector elevado del Parque Patricios.
FUENTES: Propias y autores diversos

* Libro BUENOS AIRES CIUDAD INDUSTRIAL, VILLA CRESPO CASO TESTIGO

Caracteres: 7293


Usuarios Online  

 

my widget for counting
contador