2015 - 2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS / MAPA DE LAS COMUNAS

Sábado, 23 Junio, 2018 16:49
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

 

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

COMUNAS PORTEÑAS / COMUNA 2 / RECOLETA

HISTORIA / EL ARBOL MÁS AÑEJO

UN ARBOL QUE TENDRÍA MÁS DE 200 AÑOS

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

4 de agosto del 2015

Está emplazado en el barrio de la Recoleta, Comuna 2, es un gomero o un árbol de caucho y sería el padre de los otros que están cercanos. En la foto se puede ver lo frondoso que es, está cerca del Palais de Glace y las ramas superan los 30 metros de largo. Ya resistieron una mudanza.
Según algunas fuentes habría sido traído desde la India, a fines del siglo XVIII, el fray Francisco Altolaguirre sería el responsable de que este gomero haya echado raíces en estas tierras, para ese tiempo muy despobladas. El fray se lo entrega a su hermano Martín José de Altolaguirre, para que lo plantara en las tierras de la chacra que tenía en la zona actual de la Recoleta.

ARBOL AŅEJO RECOLETA

Otros atribuyen la plantación a los propios padres recoletos que ya estaban allí y que dieron nombre al barrio.

Este árbol tan antiguo; testigo de una historia revuelta y conflictiva como la de la Buenos Aires colonial, luego de Buenos Aires, capital de la República, testigo de golpes de estado, rebeliones, movilizaciones, luchas y muertes, de una cultura primero y del surgimiento de otra más oculta y propia de la masa laboral que se iba haciendo dueña de una parte esencial de la ciudad; está ubicado donde termina la avenida Presidente Quintana y es vecino destacado de la Basílica del Pilar y de la entrada al famoso cementerio.

Tiene unos 10 metros de diámetro, la copa tiene unos 40 metros de altura y como dijimos, sus ramas superan los 30 metros, todo el diámetro con la frondosidad de sus ramas llega a los 50 metros; esta imponencia hace que se le hayan colocado puntales de hierro para sostener las majestuosas ramas.

LA ESPECIE

Sería un ficus elástica, que puede desarrollar lo que se conoce como raíces aéreas y fuertes que le permitan un buen anclaje al suelo. Esa es la clave para después poder expandir esas ramas horizontales que, en este ejemplar y en algunos tramos, tienen más de un metro de diámetro.

NO TUMBARLO JAMÁS

La historia vecinal comenta sobre que él sería el padre y madre de los árboles vecinos, que de su grandiosidad salieron los retoños y que no pudo ser tumbado por la defensa de los vecinos, inclusive durante la última dictadura militar. Para quienes no conocen el lugar, sí lo podrán identificar con un bar muy conocido de la ciudad: La Biela, bajo sus monumentales ramas muchos porteños por décadas han disfrutado del café al aire libre y dentro de sus instalaciones mirando cómo en sus ramas, doblemente centenarias, se anida la historia de una ciudad que ¨nunca duerme¨, como la calle Corrientes.

ALGO DE HISTORIA

La versión que sostiene que fue plantado por Altolaguirre, afirma, siempre las fuentes que testifican, que fue hacia 1790, o más precisamente entre 1791 y 1793. Este personaje era dueño de una gran chacra que estaba sobre las barrancas del río. Su profesión de agrónomo lo llevó a plantar olivos, árboles frutales y plantaciones de cáñamo y lino. A partir del lino logra realizar los primeros ensayos, experimentos que lo aproximan a la industria textil, en algo parecido a una estación agropecuaria experimental en la Ciudad virreinal. Amigo del joven abogado Manuel Belgrano, quien apoyó su proyecto desde su cargo de primer secretario del Consulado de Comercio de Buenos Aires. Es que una de las tareas de ese cargo contemplaba que el secretario promoviera la agricultura, la industria y el comercio.

Otra versión indica que cuando se ideó el cementerio el mismo Altolaguirre lo habría trasladado a la actual ubicación.
Lo de los retoños sería algo también planteado por iniciativa de Torcuato de Alvear, durante su intendencia, desarrollada entre 1883 y 1887. Alvear quería que la ciudad tuviera espacios verdes. Ese “Parque de la Recoleta” abarcó parte de los terrenos donde había estado el Matadero del Norte.

Entre las vicisitudes que soportó el árbol añoso fue, la construcción de una gran playa de estacionamiento muy cercano a sus raíces.

FUENTES: Clarín, Minube, Ibr, Misteriosabsas y fuentes propias.

FOTOS: Agradecemos a los portales.

Caracteres: 4096

COMUNA 2

my widget for counting
contador

contador