2015 - 2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Domingo, 22 Julio, 2018 16:11
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

 

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

ARTE Y CULTURA / JOSÉ LUIS MANGIERI

JOSÉ LUIS MANGIERI
1° DE NOVIEMBRE DEL 2008 – 2015

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

2 de noviembre del 2015

Este 1° de noviembre se cumplieron 7 años de la partida del gringo José Luis Mangieri, aquel 3 de noviembre le rendí un homenaje muy sentido. Por ello, vuelvo a publicarla porque fue realizada en el tiempo de su partida... de UN VIAJE PROLONGADO. Había nacido en Buenos Aires, el 14 de diciembre de 1924. Tenía 83 años.

JOSE LUIS MANGIERI

JOSÉ LUIS MANGIERI

HOMENAJE AL CIUDADANO ILUSTRE

POEMARIO

EL RELOJ /cuento

J.L. MANGIERI, EL TRANSGRESOR

 

A esto sumamos algunos poemas, y el reconocimiento a aquel editor que tiene en su haber más de 800 títulos publicados... en las tres editoriales: La Rosa Blindada, Ediciones Caldén y Libros de Tierra Firme. Murió en la pobreza... como tantos hombres que dejaron un aporte sustancial a la cultura y sin embargo... son olvidados por la maquinaria mediática de la mediocridad montada...

Obtiene una mención especial de los Premios Konex en el 2004. Ciudadano ilustre el 28 de marzo del 2007.

JOSÉ LUÍS MANGIERI
UN VIAJE PROLONGADO

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

3 de noviembre del 2008

Ella vino
y echó en el fondo
de mi vaso
sus ojos
donde como un cirio
ardía un látigo
sobre el lomo
de su castigada raza

Del libro 15 poemas y un títere por José Luís Mangieri

Este dos de noviembre despedimos a José Luís Mangieri, se fue para siempre…
En el crematorio del cementerio de la Chacarita esperamos que llegara el coche fúnebre, en la placa como en todas decía: José Luís Mangieri Q.E.P.D. que en paz descanse.

Fue un día soleado pero triste, de profundo dolor para sus amigos entrañables y para sus hijos.

Muchos dirán que fue un hombre ético, digno, coherente, es cierto. Pero esto que voy a expresar, no es una nota periodística, quiero recordar a quien fue mi editor, con él publiqué mi primer libro, fue el que me provocó hasta el límite, en aquellos días del 2003, como tanteando mis convicciones, en la Escuela Político Sindical del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. Una vez consumada la provocación, sonriendo picarescamente, socarronamente me instó a que hiciera el trabajo: fue mi primera hija, porque es un libro que habla sobre las mujeres. Durante su construcción, desde lejos y no tanto hacia sus averiguaciones para ver como andaba. Al nacer el libro lo acunó, y sonriendo más, esta vez, dijo: se va a la imprenta.

Pero, además, José Luís me acercó más a mi papá, él trabajó con mi viejo en los años ácidos del Diario Democracia, me relató anécdotas que no conocía y me trazó otro perfil de mi viejo que tenía que ver con el trabajo y el compromiso.
Por eso, para mí, esta muerte tiene un sabor doloroso, la vida te pone a prueba, y las vueltas que damos nos aproximan a quienes en todo momento nos dejaron estampado el sello de la ética, la dignidad y la coherencia.

José Luís era un porteño de ley, como se afirma, de esos que en los barrios de otros tiempos primaba la solidaridad, la comunicación y la amistad.

Muchas veces lo escuché relatar como lo había cuidado el barrio en la última dictadura y cómo intentó sobrevivir a aquellos años, siempre había una mezcla de humor y de memoria.

José Luís fue declarado ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, pero él siguió siendo aquel porteño que se cruzaba en pijama para ir a la cancha de All Boys, comía chorizos en la vereda con los amigos y vecinos. Hacía una jarra entera de café caliente y ginebra para los obreros que trabajaban de noche en la cuadra en los días de tormenta e inundaciones de su barrio.

Era el mismo José Luís que le brindaba una taza de café y unas galletitas a la señora cartonera con su prole para que comieran algo, mientras con su pregunta y repregunta intentaba saber cuál había sido su realidad anterior.
Ese era Mangieri, y hay por supuesto cientos de anécdotas de vida más. Todas tienen que ver pensando en el otro.

Este fue además el editor que no tuvo empacho de mostrarle al mundo los escritos militares de Mao Tse Tung, Fuerzas armadas revolucionarias y ejército popular por Vo Nguyen Giap, Críticas de la revolución Rusa, por Rosa Luxemburgo, La Guerra popular por Lin Piao, Selección de escritos políticos por Ho Chi Minh y Guerra del pueblo ejército del pueblo por Giap, prologado por el entonces vivo Ernesto Che Guevara, entre otros muchos, sin olvidar a Carlos Alberto Brocato.

Variados poetas y escritores pasaron por la Rosa Blindada, la fidelidad no fue una constante.

En la segunda época de la Rosa Blindada, la publicación de libros políticos fue importante, no rescatada lo suficiente por el actual mundo académico y de intelectuales: Iñigo Carreras, Andrés Fidalgo, Miguel Mazzeo, Néstor Galina, Juan Rosales, Osvaldo Barone, Néstor Kohan entre otros y su entrañable amigo por casi cinco décadas, Juan Carlos Cena.

Estas líneas sólo intentan ser una distinción, un homenaje a un hombre que recibió algunos emotivos homenajes en vida, pero que pocos conocieron profundamente su vocación, su compromiso militante y su lugar en esta historia nacional.

Algún día, pronto, se deberá rendir homenaje a estos hombres, que ya con el paso lento y cansino, fueron capaces de pensar que para hacer un país distinto se tenía que tener convicciones, compromiso, esfuerzo, coraje, soportar los padecimientos y no doblegarse jamás…

Como decía Ernesto Guevara: endurecerse sin perder la ternura jamás…

Mientras termino estos párrafos que me cuestan escribir, lo recordaré con ese cariño profundo que me brindó, cuando me llamó especialmente para saber sobre la salud de mi mamá, sobreponiéndose a sus propios avatares que no eran pocos, y de aquel saludo con afecto. ¡Hola tesorito como estás…!

La historia de la humanidad es un proceso regular, pero éste no tiene lugar independientemente de los hombres, sino que son los hombres los que lo llevan a cabo, formulando las tareas propias de este movimiento y resolviéndolas de acuerdo a las condiciones históricas, por lo que la actividad de los hombres no puede dejar de tener una importancia enorme en las historias.
D. Plejanov. El papel del hombre en la historia

FUENTES: propias.

Caracteres: 6784

POEMAS DE JOSÉ LUIS

ROSAS BLINDADAS

Las rosas se asoman insistentes en el aire azul.
¿Nos están permitidas sin traicionar la memoria?
El recuerdo es tan poca cosa para tanto pasado,
para tanta vida sobre el abismo.
¿Es este otro vino, otro el amor?
¿O todo es un río solitario que deja a algunos en la orilla
crucificados en la injusticia de la muerte temprana?

Sobre las rosas soldados de hielo desaparecen
llevados por el río
y nosotros olfateamos la vida
como animales desbarrancados pero vivos.
Aullamos los nombres de la batalla
pero la guerra ha terminado.

Las antiguas banderas flamean
en la tormenta de nuestro corazón.

Descansen en paz los compañeros
bajo una tierra sembrada de sal
sobre la cual comenzamos a pelear contra el olvido.

José Luis Mangieri, de "Poemas del amor y la guerra".

contado

my widget for counting
contador