Los libros no están hechos para pensar, sino para ser sometido a investigación.

Umberto Eco

 
2015

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Viernes, 9 Septiembre, 2016 17:45
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

EL TIEMPO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

DERECHOS HUMANOS / LA NOCHE DE LOS LÁPICES

LA NOCHE DE LOS LÁPICES / MANCHADOS POR SIEMPRE

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

16 de septiembre del 2015 *

El nombre doloroso fue dado por la propia dictadura, cuando aquel 16 de septiembre secuestran a los dirigentes estudiantiles que no aparecerían más, previamente habían levantado, en la jerga dictatorial, a Gustavo Callotti, el 8 de septiembre, Pablo Díaz fue secuestrado el 21 de septiembre y Emilse Moler y Patricia Miranda el 17 de septiembre de aquel 1976.

Los detenidos desaparecidos que continúan en esa situación son:

Claudio Acha,
María Clara Ciocchini,
María Claudia Falcone,
Horacio Húngaro,
Francisco López Muntaner y
Daniel A Racero.

LA NOCHE DE LOS LAPICES

Aquel día sale, definitivamente, a la luz, por las declaraciones de uno de los sobrevivientes de aquellos tiempos, Pablo Díaz, en el juicio a las Juntas en 1985.

Según esa declaración que fue la única, en el juicio contra las Juntas Militares, la desaparición de los adolescentes fue por la lucha que llevaron adelante por el boleto estudiantil, algo que conseguirán faltando muy poco para el golpe de estado del 24 de marzo de 1976.

Por su lado, Emilse Moler sostuvo, pero muchos años después, que el secuestro no fue por aquel reclamo, o sea, el del boleto estudiantil sino en realidad por toda la actividad política estudiantil, en su caso como muchos de los desaparecidos pertenecían a la UES – Unión de Estudiantes Secundarios.

La película de Héctor Olivera basada en el libro de María Seoane y Ruiz Núñez, con el asesoramiento de Díaz refleja que el secuestro, por parte del Batallón 601, fue por este motivo esencialmente.

Los años pasaron, los debates se entablaron entre los propios sobrevivientes, pero lo esencial de aquel instante es que hoy los estudiantes secundarios siguen tomando aquella fecha como emblema para manifestarse. La realidad de aquella larga noche golpea con 257 estudiantes secundarios detenidos desaparecidos tal el informe de la Conadep y más de 300 casos corroborados en estos años.

Lo que afirmaba Gustavo Calotti a 22 años de aquellos días es lo siguiente:
Para entonces yo trabajaba como 'correo' de la oficina Tesorería de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, en la Jefatura ubicada en la calle 2 entre 51 y 53 de la ciudad de la Plata. Por la mañana iba al colegio y por la tarde trabajaba. Comencé a trabajar en dicha repartición oficial en el mes de noviembre de 1975. El día 8 de septiembre de 1976, mientras estaba trabajando, fui llamado por mi jefe, el Comisario Ordinas. Cuando entré en su despacho, deberían ser entre las 17 y 17.30 horas, ya se encontraba allí una persona que yo nunca había visto y que se presentó como Comisario Inspector Luís Vides. Este último comenzó a hablarme violentamente y a preguntarme para quién trabajaba, que sabía que yo 'andaba en algo' y que si no hablaba en ese momento de todas maneras 'me iban a masticar todo'. Recuerdo perfectamente el sentimiento de angustia que me invadió en ese momento.

Luego en su declaración narra los días del secuestro y la tortura: Estábamos sentados en el suelo y al lado mío había una persona. Con esta chica pude apenas hablar y se trataba de Claudia Falcone, una estudiante de secundario de Bellas Artes. Recuerdo que lloraba. Allí había muchos jóvenes que provenían de diferentes colegios secundarios de La Plata y que eran víctimas de lo que más tarde se llamó La Noche de Los Lápices. Se encontraban Emilce Moler, Horacio Ungaro, Claudio de Acha, Pablo Díaz, Patricia Miranda, Francisco López Muntaner, María Claudia Ciochini, Víctor Treviño, Daniel Alberto Racero.

Que dice el Informe de la CONADEP: la policía bonaerense había preparado un operativo de escarmiento para los que habían participado de la campaña por el boleto estudiantil, considerada por las Fuerzas Armadas como «subversión en las escuelas», y que "los adolescentes secuestrados habrían sido eliminados después de padecer tormentos en distintos centros clandestinos de detención (CCD), entre los que se encontraban: Arana, Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes, Jefatura de Policía de la Provincia de Buenos Aires y las Comisarías 5°, 8.a y 9.a de La Plata y 3.a de Valentín Alsina, en Lanús, y el Polígono de Tiro de la Jefatura de la Provincia de Buenos Aires.

SOBRE EL DÍA DEL ESTUDIANTE SECUNDARIO EN LA CABA – CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sanciona con fuerza de ley:

Artículo 1.º: Modifícase el artículo 1.º de la Ordenanza Municipal n.º 50.834, el que quedará redactado de la siguiente forma:

«Artículo 1.º: Se establece la fecha del 16 de septiembre, en conmemoración a "La Noche de los Lápices¨, como Día de los Derechos del Estudiante Secundario, el cual quedará incorporado al calendario escolar de cada ciclo lectivo».
Artículo 2.º: Comuníquese, etc.

Enrique Olivera
Miguel Orlando Grillo

Ley nº 29
Sanción: 14/05/1998
Promulgación: Decreto n.º 1109/98 del 12/06/1998
Publicación: BOCBA n.º 472 del 24/06/1998

La militancia de los adolescentes es innegable, eran delegados de los colegios secundarios de La Plata y adyacencias y le agregaban a esta actividad política estudiantil, la militancia en las barriadas obreras y de trabajadores, donde asistían a alfabetizar, ayudar en la construcción de casitas precarias o bien colaboraban con alimentos y la comida, jugaban con los chicos y ayudaban a asfaltar la villa.
Una realidad que se irradió por todos los espacios donde aquella efervescencia militante y de compromiso se esparció.

Fue el compromiso por lo mejor, lo superior, lo necesario, por lo buscado y por los ideales, tenían militancia político partidaria, eran jóvenes, se divertían pero esencialmente soñaron con un país mejor.
Cuando llegó el tiempo del secuestro y la tortura, la desaparición forzada, no importó sus edades o sus anhelos nobles, fueron obligados a sufrir las mismas humillaciones, simplemente por querer ser libres.

Primera versión 16 de septiembre del 2010, corregida y actualizada.

FUENTES: varias, diario Hoy del 2006, Archivo de la Conadep y fuentes propias.

Caracteres: 6036

Usuarios Online  

my widget for counting
contador