Los libros no están hechos para pensar, sino para ser sometido a investigación.

Umberto Eco

 
2015

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Jueves, 16 Junio, 2016 18:46
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

EL TIEMPO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

HISTORIA / CIUDAD DE BUENOS AIRES

435 AÑOS DE LA SEGUNDA FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

11 DE JUNIO DE 1580 / DENOMINADO EL DÍA DEL VECINO

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

11 de junio del 2015 *

En 1516, el español Juan de Solís desembarcó en las costas del Río de la Plata, pero los indígenas se resistieron a su intento de conquista y la expedición fracasó.


El navegante portugués Hernando de Magallanes tocó puerto poco después y remontó el río de La Plata en busca de una conexión entre el océano Atlántico y Pacífico. Al ver que tal conexión no existía, continuó navegando hacia el sur, por la actual Patagonia, tomando contacto con los Tehuelches, indígenas a quienes llamó: Patagones. Luego de esto, descubrió el estrecho que lleva su nombre y que conecta los océanos Atlántico y Pacífico.

La expedición había comenzado en Sanlúcar, el 20 de septiembre de 1519, y al llegar al Mar Dulce, el actual Río de la Plata observan que este era un gran río. El mismo fue denominado como Río de Solís, en homenaje a su descubridor Juan Díaz de Solís, Con la muerte de Magallanes en abril de 1521, la expedición continuó al mando de Juan Sebastián Elcano, logrando la primera circunnavegación de la Tierra en 1522.

Podemos sintetizar que fueron tres los lugares del poblamiento y desarrollo que llevaron adelante los conquistadores. De estos lugares partieron los españoles:

el Alto Perú,

Chile y

Asunción del Paraguay.

Desde el Alto Perú se fundaron las ciudades de Santiago del Estero (1553), Tucumán (1565), Córdoba (1573), Salta (1582), Catamarca (1583), La Rioja (1591) y Jujuy (1593).

La corriente que partió de Chile fundó las ciudades de Mendoza (1561), San Juan (1562) y San Luís (1594).

Y la que salió de Asunción del Paraguay, Santa Fe (1573), Buenos Aires (1580) y Corrientes (1588).
La resistencia indígena impidió establecer poblaciones en el sur.

PRIMERA FUNDACIÓN DE BUENOS AIRES

Luego de la exploración del Río de la Plata, transcurrió un período de cuatro años donde no se realizaron más hallazgos hasta que ese río recobró valor al considerárselo una posible vía para llegar al Perú, donde Pizarro había descubierto enormes riquezas.
La primera fundación de Buenos Aires tuvo lugar en marzo de 1536, esta fue llevada adelante por Don Pedro de Mendoza (1487-1537), quien fuera designado por Carlos V como adelantado, "para conquistar y poblar las tierras que hay en el Río de Solís, llamado de la Plata". No se sabe con certeza el lugar exacto en el cual fundó la ciudad, ya que no se ha encontrado el acta de fundación.

El primer fuerte parece que estuvo en algunos posibles lugares:
En las inmediaciones de Parque Lezama.
La Vuelta de Roca en La Boca.
Alto de San Pedro en la actual Plaza San Martín.
Sector elevado del Parque Patricios.

El emperador Carlos V envió una expedición al mando de Mendoza para que inicie sus preparativos en 1532. El 21 de mayo de 1534 firmó su acatamiento con el rey Carlos I donde se lo nombraba Adelantado, Gobernador, Capitán General y Justicia Mayor del Río de la Plata o Nueva Andalucía. Entre sus deberes figuraban, hacerse cargo de los gastos de la expedición, explorar el Río de la Plata e internarse hasta hallar los dominios del Rey Blanco. Para apoyar su autoridad, debía fundar tres fuertes de piedra.

Es así que con más de 14 naves y 1.500 hombres arribó a la Boca del Riachuelo, esto fue a fines de enero de 1536, para el adelantado esto podía ser el puerto.
Como no había piedras, el 3 de febrero se levantó el fuerte, pero no de este material. Santa María de los Buenos Aires fue erigida a la altura del Parque Lezama, protegido con zanjas.

En el tema de donde fue este primer asentamiento como sostiene Félix Luna, se debe relevar la mayor cantidad de fuentes que corroboran que no hay un lugar exacto. En tal sentido se han realizado excavaciones arqueológicas para tratar de encontrar indicios del posible lugar de asentamiento, pero sólo han arrojado un puñado de hipótesis.
De tal forma, Félix Luna afirma que “Desde Parque Lezama hasta Escobar muchos han sido los lugares que se han propuesto como candidatos de la primera fundación…” Convengamos que Nueva Pompeya, Machwitz y San Telmo también formaron parte del escenario imaginario de los posibles lugares que pudieren haber sido testigos del asentamiento expedicionario.
En cuanto a la fecha, se convino el 2 de febrero de 1536, de esta forma se descartó el año 1535, para ese año Pedro de Mendoza se encontraba en España.

Teniendo en cuenta estos aspectos avanzamos sobre la instalación de los conquistadores, las mismas fueron chozas de barro y paja, y tapias de tierra apisonada. La expedición partió con víveres pero no fueron suficientes, ya que era imposible reabastecerse. Los querandíes, originarios del lugar, como era de esperar fueron hostiles, en tal sentido la nave Santa Catalina la envía a Brasil y a Juan de Ayolas a remontar el Paraná con tres naves y 250 hombres. Muchos de ellos murieron en la travesía, los que volvieron, trajeron algunas provisiones.

Ayolas, en su búsqueda de las tierras del Rey Blanco, levantó en las orillas del Paraná, cuando partió para buscar provisiones, el fuerte de Corpus Christi, el 15 de junio de 1536, y hacia allí se trasladó Pedro de Mendoza, dejando como gobernador interino en Buenos Aires, a Francisco Ruiz de Galán.

Cerca del fuerte de Corpus Christi, Mendoza fundó el de Buena Esperanza. Luego volvió enfermo a Buenos Aires y decidió retornar a España, pero falleció en alta mar en junio de 1537. La conquista del Río de la Plata quedó en manos de Ayolas y por el resto de los hombres que formaron parte de la expedición original de Pedro de Mendoza, estos continuaron la conquista, pero éste no regresó, muere a manos de los naturales.

En esta zona estaban los indígenas querandíes, estos vivían en los alrededores. La actitud de estos al comienzo, con la llegada de Don Pedro de Mendoza parece haber sido amistosa, así se da un intercambio entre mercancías españolas y alimentos provenientes de la caza y la pesca; pero, luego optaron por interrumpir el contacto y el alimento comenzó a escasear entre los españoles.
La resolución era clara, someter a los querandíes, por ello, Pedro de Mendoza organizó una expedición militar al mando de su hermano, Diego de Mendoza, esta es derrotada en las márgenes del río Luján el 15 de junio de 1536.

El 15 de junio de 1536, tuvo lugar una cruel batalla entre los españoles y los indios Querandíes. Con muertes en ambos bandos. Algunos afirman que fueron 40 los españoles muertos y unos 1.000 indígenas, pero la realidad es que luego de esta cruel batalla, los querandíes se aliaron con otros y destruyeron la recién fundada ciudad.
Pero antes que esto sucediera, el final anunciado, Buenos Aires quedó a merced del hambre y de los esporádicos ataques de los querandíes.
Sobre fines de junio los querandíes inician el cerco a Buenos Aires y la situación de supervivencia empeoró para los españoles. Los originarios fueron finalmente dispersados pero en la refriega murieron cerca de mil expedicionarios.
Gravemente enfermo, Pedro de Mendoza delegó el mando del poblado al capitán Francisco Ruiz Galán hasta que Ayolas regresara y partió con dirección a España en abril de 1537.

El 12 de septiembre de 1537, a raíz de la muerte del Primer Adelantado del Río de la Plata, don Pedro de Mendoza, la corona dictó la Real Cédula, en ella se determinaba que, en caso de la muerte de Ayolas, quedaría a cargo un gobernador elegido por el voto de los habitantes, siendo elegido Domingo Martínez de Irala por voto popular.

SEGUNDA FUNDACIÓN DE BUENOS AIRES

Será otro Conquistador español, Juan de Garay (1528-1583) a quien en 1542, el adelantado Juan Torres de Vera y Aragón le encomendó fundar una ciudad para colonizar los territorios del sur y poblar la costa. Emprendió entonces la marcha hacia el Río de la Plata y en la actual Plaza de Mayo, el 11 de junio de 1580 llevó a cabo la segunda fundación de Buenos Aires.
Juan de Garay la llamó Santísima Trinidad y a su puerto Santa María de los Buenos Ayres.

Se realiza el trazado de la ciudad con sogas, un poco más al norte que la de Pedro de Mendoza. En el mismo acto se designó a los regidores del Cabildo. La ciudad se fundó en nombre del rey Felipe, del adelantado difunto Don Juan Ortiz de Zárate y del licenciado Juan Torre de Vera y Aragón, su sucesor.
La ciudad fue diseñada de acuerdo a las Ordenanzas de Población de las Leyes de Indias de Felipe II, del año 1573.

Más tarde realiza una expedición hacia el sur en busca de la legendaria Ciudad de los Césares (1581-1582) y tras efectuar otros viajes y exploraciones en la región rioplatense, fue muerto por los indios a orillas del río Carcarañá, en las proximidades del antiguo fuerte Sancti Spíritus.

El puerto de Buenos Aires era una ventana al mundo, pero durante años estuvo cerrado al comercio por orden del virrey del Perú. Esa prohibición era burlada por los comerciantes locales, quienes hicieron del contrabando una forma obligada de supervivencia.

Luego de la segunda fundación y definitiva de Buenos Aires, Juan de Garay envía a su sobrino el capitán Alonso de Vera y Aragón a España para que de la nueva en España y fomentar el comercio entre la novel ciudad y la península. En ese momento el rey de España era Felipe II que le otorga el 22 de octubre de 1581 una cédula de merced de 600 ducados de almojarifazgo, o sea el derecho que se pagaba por las mercaderías que salían del reino español por los que se introducían en él, o por aquellos con que se comerciaba de un puerto a otro de España.

Es así que nace la Real Aduana de Buenos Aires. Diego Olavarrieta es quien cobra los primeros derechos aduaneros.

También hay que conocer que cuando se despobló Buenos Aires en 1541, hubo abandono de caballos y yeguas, naturalmente se multiplicaron. La apropiación de esos equinos, más la asignación de tierras aptas para el cultivo e indígenas para encomiendas, fue lo ofrecido para quienes estuvieran dispuestos a colaborar en la fundación. Se presentaron sesenta pobladores que arribaron desde Asunción. Estos aspectos son relevantes, los naturales conquistados fueron reducidos a las encomiendas, los caballos y yeguas apropiados y las tierras quitadas a sus naturales. Esto fue producto de la conquista.

Buenos Aires nació como puerto y pronto el nombre de la ciudad, Trinidad, fue olvidado, y comenzó a ser llamada por el nombre de su puerto: Buenos Aires. En 1583, Garay fue muerto por los indígenas.

La traza de la ciudad

La planta urbana tuvo en su inicio 16 cuadras de frente por 9 de fondo, de forma rectangular, estaba dividida como un tablero de ajedrez. Con el tiempo los cabildantes de Buenos Aires consideraron que el ejido era muy pequeño para salvar de su ruina al tesoro colonial y contando con el consentimiento del Rey de España, para aplicar un nuevo impuesto, resolvieron ampliar el ejido y achicar la ciudad. Le quitaron 7 cuadras de frente.

Es así que tendrá unas cincuenta manzanas, cuarenta y seis urbanas y las restantes destinadas a huertas. Las manzanas urbanas se dividían en cuatro solares, salvo las que se hallaban destinaban al Fuerte, a la Plaza Mayor, al Hospital San Martín de Tours y a los conventos.

La mensura la realiza el piloto agrimensor Juan B. Howell, en septiembre de 1768, amplia el ejido a 879 manzanas con chacras y huertas que le permite al cabildo realizar una mayor suma en concepto del nuevo impuesto.
En 1875 queda terminado el plano de la ciudad de Buenos Aires, después de otras disposiciones que fueron encargadas al Departamento de Ingenieros, su propósito era regular el servicio urbano de distribución de correspondencia. Este trabajo fue realizado por Julián Romero, se divide a la ciudad en dos secciones. La primera estaba comprendida por las casas ubicadas desde la ribera hacia el oeste, hasta la entonces casa Lorea, actualmente Luís Sáenz Peña y su prolongación hacia el norte, Paraná.

La segunda era desde las mencionadas y los límites del municipio.

Había dos ceremonias que se consideraban importantes, una acompañar el estandarte real o real estandarte y la otra ser pregonero.

En el caso del pregonero era nombrado anualmente por el Cabildo y daba las noticias de las resoluciones del mismo y aquellas que consideraban importantes.

Además, el pregonero que estaba acompañado por una trompeta o tambor quedaba facultado para anunciar en alta voz aquello que le encargaban los particulares por cuenta propia. El cargo se arrendaba, pero ese modesto rendimiento hizo que se adjudicara gratuitamente a partir de 1619. El pregón oficial fue reemplazado al año siguiente por un periódico.

Hernando de Arias de Saavedra más conocido por Hernandarias es el impulsor de la agrimensura de la ciudad. En 1605 era su gobernador, al principio la conquista fue realizada por particulares, con previa autorización del rey de España, quien concedía los derechos sobre los países conquistados mediante cierta participación en los beneficios que de ellos se pudiesen sacar. A estos jefes fue que se los llamó adelantados.

Ocupó tres veces la gobernación: desde 1591 a 1594, luego de 1600 a 1609 y la tercera vez fue desde 1615 a 1618.

En su tercera gobernación y por sus reiterados pedidos al rey Felipe III se divide la provincia del Río de la Plata en dos. Buenos Aires y Paraguay.
En 1607 hubo una invasión de langostas dejando campo arrasado.
El 4 de febrero de 1897 se vuelve a producir otra invasión como aquella.
Desde la despoblación de Buenos Aires, los habitantes habían manifestado el anhelo de fundar una ciudad sobre las márgenes del Río Paraná. La situación de aislamiento de Asunción hacía que los productos que llegaban desde España debieran recorrer un largo trayecto en dos etapas. Primero, de Panamá a Lima, y luego, de Lima a Asunción. Así, Juan de Garay, que había llegado a Asunción desde el Alto Perú, en 1568, fundó Santa Fe, en su margen derecha, junta al río San Javier, a mitad de camino entre Asunción y el Río de la Plata. Nombrado Garay, gobernador interino, en ausencia del gobernador Torres de Vera y Aragón, se preocupó por realizar la segunda fundación de Buenos Aires, donde Mendoza había erigido el puerto de Buenos Aires para continuar su propósito de “abrir puertas a la tierra”, estableciendo una ruta por el Atlántico.

Ciudades españolas

Cada vez que los conquistadores fundaban una ciudad, asignaban un espacio frente a la plaza principal para levantar un cabildo, este era el espacio físico donde se ejercía el gobierno de la ciudad a través de diversos funcionarios como regidores, alcaldes y otros, todos estos tenían a su cargo las tareas de justicia, policía, abastecimiento público y cuidado de la ciudad. El edificio del cabildo de Buenos Aires, fue modificado varias veces, este fue construido por los jesuitas a mediados del siglo XVIII.

Otro de los edificios típicos de las ciudades americanas era el fuerte. El más conocido de todos fue el de Buenos Aires, que se levantaba donde hoy está la Casa de Gobierno, Casa Rosada. En este lugar, y no el cabildo, funcionó como sede de los gobernadores, el virrey y luego la Primera Junta de Gobierno. Este se construyó sobre una elevación desde donde se podía controlar el Río de la Plata y advertir la llegada de los barcos.

MUJER, SOCIEDAD Y POLÍTICA / 30 DE MARZO DE 1982, UNA GESTA OLVIDADA

* Adelanto del libro: Buenos Aires Ciudad Industrial / Caso testigo Villa Crespo.

Fuentes: Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado, Meirion Griffiths, Revisionistas e investigación propia.

Primera versión el 24 de junio del 2010. Corregida, actualizada y ampliada.


Caracteres: 15.468

Usuarios Online    

my widget for counting
contador

 

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}